¿Qué es el eczema del bebé o eczema del lactante?

El eczema del bebé es una enfermedad de la piel muy común que resulta especialmente molesta en el día a día. Cuando aparecen placas rojas en el cuerpo y la cara del bebé, toda la familia acaba cambiando en torno al eczema: los padres se preocupan mucho y surgen numerosas preguntas.

El eczema en los bebés: las zonas afectadas más corrientes

El eczema del lactante más frecuente es el eczema atópico, también conocido como dermatitis atópica: una forma de eczema que se transmite genéticamente y que se caracteriza por la pérdida de la función de barrera protectora de la piel.

En el caso del eczema atópico en los bebés, las lesiones del cuerpo afectan principalmente a los brazos, los hombros, los muslos, el vientre… En la cara, las lesiones de eczema en las mejillas del bebé son las más típicas.

¿Cuándo hay que acudir al médico?

Nuestro bebé tiene eczema en la cara y eso asusta a los demás padres de la guardería. El bebé tiene un eczema en el vientre y trata de rascarse a través de su ropita. El pequeño está cubierto de placas rojas, llora, se muestra gruñón, y patalea para frotarse la piel y aliviarse. En este punto los padres ya no saben qué hacer, no saben a quién creer, no duermen, buscan las causas del eczema de su bebé, comienzan a cambiarlo todo en la casa, se plantean seriamente cambiar el tipo de leche…
¡Alto! La primera cosa que hay que hacer es consultar a un médico: de cabecera, pediatra o dermatólogo, según el caso. Así, el médico podrá determinar si se trata de un diagnóstico de dermatitis atópica del lactante y recetar los primeros tratamientos.

¿Cómo tratar el eczema del bebé?

El tratamiento del eczema del bebé se basa en la aplicación de cremas con cortisona sobre las placas y de emolientes sobre la piel sana.

Los padres se encuentran en primera línea, ya que son ellos lo que deben aplicar los tratamientos siguiendo la receta del médico y permanecer atentos a una posible modificación o persistencia de las lesiones pese a seguir el tratamiento a rajatabla. Si esto ocurre, deben volver a pedir cita con su médico.

¿Qué jabón utilizar para el eczema del bebé?

A la hora de tratar el eczema del bebé, la higiene es indisociable de la hidratación de la piel. El médico o el farmacéutico pueden orientarle en la elección de un producto de lavado adaptado a la piel atópica del bebé así como en la elección de una crema para el eczema del lactante.

Los jabones tradicionales (jabón de Marsella, jabón de Alepo…) están hechos a base de productos naturales, sin conservantes, colorantes ni perfume. A primera vista, son interesantes en caso de hipersensibilidad de la piel y « de alergia a todo » pero tienen tendencia a secar la piel y a destruir la película hidrolipídica (película protectora en la superficie de la piel). En el caso del eczema, es importante aplicar cuidados con un pH fisiológico.

Lo ideal es sustituir los jabones tradicionales por jabones supergrasos, syndets (« jabones sin jabón ») o aceites limpiadores, sin ingredientes alergénicos o irritantes para reducir el riesgo de sensibilización y de reacción cutánea.

Eczema del bebé: ¿cuáles son los hábitos a adoptar?

En relación con las adaptaciones necesarias en el entorno del bebé en caso de eczema solo cabe un único término: ¡el sentido común! No hay nada prohibido, nada se impone y, sobre todo, ninguna medida permite por sí sola garantizar la desaparición pura y simple de la enfermedad. Si al bebé le encantan sus peluches, no hay que quitárselos, basta con lavarlos periódicamente.

A su vez, si el bebé toma su leche con normalidad y no sufre ningún trastorno digestivo, no es necesario cambiar de leche. En los bebés, el eczema de origen alimentario es muy poco frecuente y no debe dar lugar a dietas restrictivas y absurdas que provoquen carencias.

Recuerde

El eczema de bebé constituye una alteración de la vida de toda la familia. Sin pretender cambiarlo todo en la casa, sí que es necesario adaptar un mínimo el entorno del bebé. No para hacer desaparecer totalmente el eczema, sino para limitar el riesgo de episodios. Consultar a profesionales de la salud con formación en la dermatitis atópica del lactante y hablar con otros padres durante talleres de educación terapéutica, por ejemplo, puede ayudar a sentirse menos solos y a afrontar mejor la enfermedad a diario.

Nuestras rutinas de cuidado

Mi rutina
Eczema de contacto cara y cuerpo

Acción en las pieles muy secas con tendencia al eczema de contacto

Ver esta rutina Eczema de contacto cara y cuerpo > Ver mi rutina >

Mi rutina
Eczema crónico de las manos

Acción en el eczema crónico de las manos

Ver esta rutina Eczema crónico de las manos > Ver mi rutina >

Mi rutina
Eczema atópico cara y cuerpo

Acción en las pieles muy secas con tendencia al eczema atópico

Ver esta rutina Eczema atópico cara y cuerpo > Ver mi rutina >

Mi rutina
Eczema de los párpados

Acción en las pieles muy secas con tendencia al eczema atópico o de contacto de los párpados

Ver esta rutina Eczema de los párpados > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >