La hiperpigmentación

La hiperpigmentación es una afección cutánea muy común, no infecciosa y no contagiosa que, sin embargo, puede alterar la calidad de vida de quien la sufre debido a su carácter visible y persistente. En este dossier ofrecemos una visión más detallada sobre este fenómeno, explorando sus diversas causas y describiendo también los buenos hábitos que hay que adoptar a diario para atenuar las manchas oscuras.

¿Qué es la hiperpigmentación de la piel?

La hiperpigmentación se caracteriza por la presencia de manchas oscuras en las partes del cuerpo que suelen exponerse al sol. En combinación con otros factores específicos de cada persona, el sol es su causa principal. 
 
Las manchas de hiperpigmentación son el resultado de un aumento en la actividad de la melanina, la molécula biológica que provoca la pigmentación de la piel, es decir, la responsable de su color. 
 
Existen varias formas de hiperpigmentación:
  • El cloasma se caracteriza por la presencia de manchas hiperpigmentadas en la cara, especialmente en la frente, las mejillas, las alas de la nariz, el labio superior y la barbilla. Este tipo de hiperpigmentación afecta principalmente a las mujeres de entre 20 y 45 años que se ven expuestas a grandes cantidades de hormonas, ya sea durante el embarazo o al seguir métodos anticonceptivos o cualquier otro tratamiento hormonal;
  • El lentigo es más difuso y afecta a todas las zonas expuestas al sol, tanto la cara como el cuello, el escote, el dorso de las manos, los antebrazos, los hombros y la espalda. Este tipo de hiperpigmentación aparece tanto en hombres como en mujeres a partir de los 45 años. El lentigo va muy unido al envejecimiento cutáneo. Las personas con lentigo también pueden presentar arrugas y pérdida de firmeza. 
  •  La hiperpigmentación postinflamatoria se desarrolla a raíz de una lesión o una inflamación de la piel. Las circunstancias de su aparición son muy diversas: acné, eczema, psoriasis, heridas, quemaduras, peeling, láser... 
 
La hiperpigmentación de la piel es un fenómeno muy frecuente: afecta a 1 de cada 3 mujeres que toman anticonceptivos hormonales y al 90% de las mujeres mayores de 50 años(1).
 
Las personas de piel oscura, negra o mestiza son más propensas a desarrollar hiperpigmentación. Lo cierto es que estas personas ya presentan una piel pigmentada y rica en melanina. A veces, muestran irregularidades en su pigmentación natural ya desde la infancia. El sol, las hormonas, la edad así como cualquier inflamación cutánea pueden provocar la aparición de nuevas manchas oscuras.

¿Qué es la máscara del embarazo o melasma?

La máscara del embarazo es una forma particular de hiperpigmentación. También conocida como melasma, se trata de un conjunto de manchas oscuras que aparecen durante el embarazo, generalmente a partir del 4º mes. Se estima que el 90% de las mujeres encintas se ven afectadas por la máscara del embarazo(2). La prevención se basa en una protección solar máxima durante esos meses, para proteger la piel.

Las manchas de hiperpigmentación aparecen en la cara, pero también en el cuello y el vientre, como en el caso de la famosa “linea nigra”. Los lunares también tienden a oscurecerse durante el embarazo, pero no debe ser motivo de preocupación. 

Las manchas hiperpigmentadas suelen ir atenuándose muy paulatinamente después del parto, aunque a veces pueden persistir hasta después del mismo. Algunos cuidados dermocosméticos específicos que permiten prevenir o corregir las manchas oscuras pueden utilizarse durante el embarazo y la lactancia, pero conviene leer atentamente las etiquetas del producto. 

¿Qué partes del cuerpo se ven afectadas por la hiperpigmentación?

La hiperpigmentación de la piel se traduce en la presencia de manchas oscuras en el cuerpo en muy diversas ubicaciones:
  • La cara, y, más particularmente, la frente, las mejillas, las alas de la nariz, los labios, la barbilla y el contorno de los ojos;
  • El cuello; 
  • El escote;
  • El dorso de las manos;
  • El vientre en el caso de las mujeres embarazadas;
  • Los antebrazos;
  • Los hombros;
  • La espalda. 
Así pues, la hiperpigmentación afecta a todas las zonas expuestas al sol. Aplicarse una crema solar de alta protección es una excelente forma de prevenir las manchas oscuras.

¿Cuáles son las causas de la hiperpigmentación?

Las causas de la hiperpigmentación pueden ser muy variadas:
  • El sol es el principal factor de riesgo para la hiperpigmentación. Estimula la síntesis de melanina, que favorece el bronceado pero también la aparición de manchas oscuras. No es necesario sufrir quemaduras solares para desarrollar manchas hiperpigmentadas: basta con exponerse repetidamente al sol sin protección;
  • Las hormonas femeninas promueven la actividad de los melanocitos. En asociación con el sol, provocan la aparición de manchas de hiperpigmentación.
  • El envejecimiento cutáneo también es un factor importante en la aparición de manchas. El envejecimiento prematuro de la piel está estrechamente relacionado con la exposición al sol, de ahí que también se conozca como fotoenvejecimiento;
  • Cualquier tipo de inflamación cutánea (acné, eczema, psoriasis, heridas, láser, peeling...) puede dejar cicatrices o manchas hiperpigmentadas. Para evitarlo, se recomienda poner remedio a la inflamación cutánea, proteger la piel lesionada del sol y evitar manipular las lesiones;
  • Entre otras posibles causas de la hiperpigmentación cabe citar los medicamentos, las enfermedades crónicas, las deficiencias vitamínicas, la contaminación y la luz azul.

¿Cómo eliminar las manchas oscuras?

La hiperpigmentación rara vez desaparece por sí sola. Todo lo contrario, con el tiempo, las manchas hiperpigmentadas tienden a multiplicarse y a establecerse de forma permanente. Existen varios tratamientos que permiten eliminar las manchas oscuras:
  • Las cremas antimanchas oscuras constituyen la primera medida a adoptar. Disponibles sin receta, estas cremas persiguen corregir la hiperpigmentación, unificar el tono y proteger la piel, especialmente contra los efectos nocivos del sol;
  • Los fármacos recetados por el dermatólogo suelen contener hidroquinona, el agente despigmentante de referencia;
  • Los tratamientos realizados por el dermatólogo en su consulta: láser, peeling y crioterapia.
El dermatólogo es el médico especializado en la piel, el cabello y las uñas. Es quien confirma el diagnóstico de hiperpigmentación y receta y/o realiza determinados tratamientos. Controla periódicamente el estado de la piel y los lunares. 

La hiperpigmentación a diario

Además de los tratamientos para eliminar las manchas oscuras, las personas con hiperpigmentación pueden adoptar una serie de buenos hábitos en su día a día.
  • Aplicarse diariamente una crema solar de alta protección para prevenir la aparición o el agravamiento de las manchas hiperpigmentadas;
  • Apostar por un máximo de vitaminas en la dieta y en sus cuidados dermocosméticos, en particular por las vitaminas C y E, antioxidantes;
  • Camuflar las manchas de hiperpigmentación con un maquillaje de buena calidad, no comedogénico y que respete la piel sensible;
  • También se puede completar el tratamiento de la hiperpigmentación con métodos naturales, teniendo en cuenta que los aceites esenciales no deben utilizarse durante el embarazo ni la lactancia.
(1) Brenner M, Hearing VJ. Modifying skin pigmentation - approaches through intrinsic biochemistry and exogenous agents. Drug Discov Today Dis Mech. 2008
(2) Tyler KH. Physiological skin changes during pregnancy. Clin Obstet Gynecol. 2015

Nuestras rutinas de cuidado

Mi rutina
Unificación de la tez facial

Actúa sobre las manchas oscuras y/o la máscara del embarazo

Ver esta rutina Unificación de la tez facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-edad facial

Actúa sobre las manchas oscuras, arrugas y pérdida de firmeza de la piel.

Ver esta rutina Anti-edad facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Protección solar cara y cuerpo

Actúa para ayudar a prevenir y atenuar los efectos perjudiciales del sol

Ver esta rutina Protección solar cara y cuerpo > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >