Los masajes no permiten luchar eficazmente contra la caída del cabello.

La caída del cabello no es secundaria a un cuero cabelludo esclerosado o demasiado adherido al cráneo y los masajes no tienen interés para hacer que el pelo vuelva a crecer.

Los masajes tienen acciones calmantes y pueden favorecer la penetración de ciertos activos. Esta estimulación es postiva para el cuero cabelludo. Los masajes no tienen potencian la caída del cabello.