Cuidados que cambian tu día a día

Consejos para la prevención del eczema

Antes incluso de la aparición de los primeros episodios de eczema, los padres tal vez deseen aplicar medidas sencillas para evitar que el eczema se manifieste en su hijo.

Consejos para prevenir los episodios

  • Una de las primeras pistas es, por supuesto, la lactancia materna: se recomienda para todos los bebés entre 4 y 6 meses, pero hasta la fecha no existen evidencias formales sobre la eficacia de la lactancia materna en la prevención del eczema y de episodios de dermatitis atópica. En el caso de niños en riesgo, las leches hipoalergénicas, es decir, a base de una hidrólisis parcial de proteínas, pueden ser una alternativa.
  • Otra práctica recomendable consiste en aplicar un emoliente sobre la piel del bebé en riesgo desde su nacimiento, para reforzar su función de barrera protectora, y reducir la pérdida de agua y la penetración de alérgenos. La aplicación del emoliente es un momento para disfrutar entre el padre y el niño. Por su parte, se recomienda evitar la aplicación sobre la piel del bebé de productos naturales pero potencialmente alérgicos como el aceite de almendra dulce o el aceite de sésamo.
  • Algunas medidas de prevención del eczema responden al sentido común, como por ejemplo dejar de fumar durante el embarazo. 
  • Otras son más controvertidas como los probióticos. Su interés durante el embarazo y la pequeña infancia parece confirmarse por ciertos estudios pero falta esclarecer algunos aspectos.
  • Hay otras medidas que son desaconsejadas, como ciertas dietas estrictas durante el embarazo.

¿Cómo reducir los episodios una vez declarada la enfermedad?

Entre las diferentes medidas mencionadas anteriormente, ninguna es eficaz por sí sola a la hora de reducir el riesgo de recidiva. La aplicación correcta del tratamiento, según prescripción médica, permite aliviar rápidamente los síntomas del eczema. Entre episodio y episodio, una higiene suave y una hidratación cotidiana de la piel son indispensables. Cuando es posible, reparar en los propios factores desencadenantes permite evitar ciertos episodios. En caso de eczema de contacto, la eliminación del agente alérgeno en cuestión es la única manera de evitar los episodios.