Los cuidados que cambian tu día a día

Zanbal y el champú equilibrante

En 2012, los Laboratorios Dermatológicos Ducray decidieron implicarse aún más en su gestión eco-responsable alrededor del champú equilibrante: participando en el proyecto Zanbal, compensan desde ahora el 100 % de las emisiones de gas con efecto invernadero vinculadas a la fabricación del champú equilibrante.

Gestión de eco-concepción del champú equilibrante

Desde hace varios años, los Laboratorios Dermatológicos Ducray se comprometen con el respeto del medio ambiente. Realizamos principalmente una gestión activa de eco-concepción con el objeto de minimizar el impacto medioambiental de nuestro champú «estrella», el champú equilibrante. Después del análisis del ciclo de vida del champú, hemos puesto a punto una fórmula biodegradable sin pérdida de eficacia que conserva la calidad del peinado y el perfume original del producto. El champú equilibrante se vende además en un frasco cápsula reciclable.

 

En 2012, lanzamiento del proyecto Zanbal de « compensación carbono» para el champú equilibrante.

En 2012, los Laboratorios Dermatológicos Ducray decidieron implicarse aún más en su gestión eco-responsable comprometida con el champú equilibrante, participando en el proyecto Zanbal.

Se trata de una colaboración de plantaciones de acacias realizadas durante 20 años (y renovadas cada año) con agricultores de Mali, gracias a la cual compensamos ahora el 100 % de las emisiones de gas con efecto invernadero, vinculadas a la fabricación de nuestro champú equilibrante.

Un eco-gesto para el planeta:

El dióxido de carbono (CO2) es el principal gas con efecto invernadero que favorece el calentamiento climático, cuyo aumento de concentración en la atmósfera está directamente relacionado con la actividad humana. Los vegetales son capaces de captar y utilizar este CO2 para su crecimiento y producción (hojas, frutos, etc.).

Plantar un árbol contribuye pues a la disminución del efecto invernadero y del calentamiento climático.

En particular, una acacia captura una tonelada de C02 en 20 años; la cantidad de árboles plantados en Mali permite capturar la cantidad de CO2 correspondiente a la cantidad liberada durante un año de producción del champú equilibrante.

Una gestión solidaria:

Mas allá de la captura de CO2, la plantación de acacias participa en una gestión solidaria medioambiental:

En efecto, las acacias:
• limitan la erosión y la desertificación, aportando alimento a los rumiantes (vainas),
fertilizan las tierras, cubriéndolas durante la caída de hojas muertas, favoreciendo así el rendimiento de la tierra cultivada bajo el árbol,
• aseguran unos ingresos a los agricultores que realizan su mantenimiento.
 




Para saber más sobre el proyecto Zanbal: www.zanbal.net
« Para que una tonelada de CO2 sea capturada por cada árbol plantado en un periodo de 20 años»