Cuidados que cambian la vida diaria

Antitranspirante o desodorante ¿Cuál es la diferencia?

Antes de hablar de la diferencia entre antitranspirante y desodorante es necesario saber que el sudor es un líquido compuesto por agua y sales minerales, es secretado por las glándulas sudoríparas y tiene el objetivo de regular la temperatura corporal de nuestro cuerpo, ya que al ser expulsado por los poros de la piel nos refresca y elimina toxinas.

La producción de sudor implica factores como:
  • Estrés
  • Nerviosismo
  • Alimentación
  • Ropa y tejidos sintéticos
  • Genética
  • Presencia de vello
  • Aumento de humedad
  • Temperatura ambiental
  • Hacer ejercicio
El sudor y mal olor no son lo mismo, este último depende de nuestro pH y aparece cuando el sudor se mezcla con las bacterias y grasa de nuestra piel. A partir de este momento es cuando la elección de antitranspirante o desodorante toma relevancia.

Ambos ayudan a mantener la frescura y a controlar malos olores, pero la diferencia reside en las sales de aluminio que contienen los antitranspirantes que evitan que sudes o transpires; los desodorantes sólo minimizan o enmascaran el mal olor producido por las bacterias de nuestra piel, pero no nos mantienen secos.

Un desodorante te proporciona protección contra el mal olor durante 24 horas, mientras que un antitranspirante proporciona hasta 48 horas de protección contra la transpiración y mal olor.

Ambos productos pueden contener diversas fragancias, sustancias que suavicen o protejan la piel e ingredientes como alcohol, sales de aluminio o etanol que en ocasiones pueden causar reacciones adversas en la piel.

¿Qué es un desodorante?

Un desodorante es un producto que aplicamos para reducir u ocultar el mal olor que producen las bacterias y grasa de nuestra piel. Al entrar en contacto con el sudor, nos mantiene frescos pero no evitan que sudemos.

Los desodorantes:
  • Inhiben la proliferación de las bacterias que generan mal olor
  • Contienen fragancias o perfumes para ocultar el mal olor
  • Se aplican como aerosol, roll-on, barra o gel
Un desodorante te brinda frescura y protección contra el mal olor hasta por 24 horas y puedes elegir el que te brinde mayor frescura, no manche tu ropa, tenga mejor fragancia o presentación y se sienta cómodo con su presentación.
 

¿Qué es un antitranspirante?

Como su nombre lo indica, un antitranspirante evita que sudes o transpires, ya que reduce la cantidad de sudor que se genera al hacer ejercicio, estresarse o acalorarse. Si no quieres que aparezcan manchas de sudor en tu ropa, este producto es ideal para ti.

Los antitranspirantes contienen sales de aluminio como ingrediente activo que se disuelven con la humedad de la piel para evitar la transpiración. Esto forma una capa que se asienta temporalmente sobre las glándulas sudoríparas y reducen la cantidad de sudor liberado.

Estos productos también funcionan como desodorante, puesto que contienen sustancias antimicrobianas que reducen la reproducción de bacterias y evitan el mal olor, además de contener fragancias agradables y encontrarse en diversas presentaciones.

Recientemente circuló información alertando sobre el peligro del uso de antitranspirantes debido a que obstruyen las glándulas sudoríparas y por utilizar sales de aluminio como uno de sus ingredientes principales, atribuyendo a este daños a la salud y generación de cáncer de mama.

Sin embargo, expertos en cáncer, organizaciones de salud y autoridades mundiales afirman que no existe evidencia científica que respalde esta teoría. Incluso el aluminio está presente en una gran variedad de frutas y verduras.

Pero calma, los antitranspirantes y desodorantes son rigurosamente probados y seguros para usarse en la rutina diaria.
 

¿Cuál deberías elegir?

La elección de antitranspirante o desodorante depende de tu estilo de vida. Ambos son efectivos y seguros, pero es necesario identificar si eres más propenso a sudar, si tu piel es sensible o presentas alguna alergia, cuáles son tus actividades, qué fragancia te gusta más, cuál te brinda mayor comodidad, protección y frescura.

Los ingredientes juegan un papel muy importante y algunos no son recomendables para pieles sensibles:
  • ¿Con o sin alcohol? Esto depende de la piel de cada persona y de su umbral de irritación. Este ingrediente brinda frescura y sirve como auxiliar de los otros ingredientes gracias a sus propiedades antisépticas, pero puede provocar resequedad en la piel.
  • ¿Con o sin aluminio? Las sales de aluminio pueden provocar irritación, comezón o descamación.
  • ¿Con mineral de alumbre? Posee propiedades bactericidas que descomponen el sudor y propiedades astringentes que reducen su secreción de la piel.
Una vez que identificaste qué producto usar de acuerdo a tus necesidades, elige la presentación que te sea más cómoda y útil:
  • Los aerosoles se secan más rápidamente y esto los hace muy convenientes. Es importante agitarlos bien y cuidar la distancia de la aplicación para evitar manchas en la ropa.
  • Las barras vienen en un bloque sólido y pueden aplicarse con mayor cobertura en la zona. Pueden dejar manchas en la ropa, pero son una buena opción para pieles sensibles.
  • Los roll-on también son más precisos para cubrir bien la zona pero tardan más en secarse.
  • Los geles permiten aplicarse bien en toda la zona, humectan la piel y tardan un poco en secarse.
Si quieres realizar una correcta elección de antitranspirante o desodorante también considera:

Humedad

La transpiración en las axilas no se evapora de inmediato y genera una sensación de humedad. Cuanta más humedad haya, las bacterias tendrán un mejor ambiente para reproducirse y por ende generar mal olor. El uso de desodorante no impide la transpiración, pero sí enmascara olores desagradables.

Cuando sudamos es muy común que aparezcan manchas de sudor en nuestra ropa, por lo que si te produce incomodidad este detalle, un desodorante no es la mejor elección para ti.

Si quieres evitar la transpiración elige un antitranspirante que regule la sudoración, te brinde protección y sobre todo, te dé mayor comodidad y seguridad.

Olor

Puede parecer que elegir la fragancia de nuestro antitranspirante o desodorante sea secundario, pero es un detalle que vale la pena tomar en cuenta. Es muy común destaparlos y olerlos antes de decidir si los compramos o no; incluso la fragancia puede ser más importante que los ingredientes y atributos a la hora de decidir.

Elegir un aroma va de acuerdo al gusto personal y es recomendable elegir una fragancia suave que no compita con nuestro perfume, ya que no todas las combinaciones resultan armónicas.

Es cuestión de gustos, los antitranspirantes y desodorantes poseen fragancias florales, cítricas, herbales, frutales, frescas o dulces que van de acuerdo a la personalidad del consumidor.
 

Frescura

No importa cuál sea tu elección, si eliges antitranspirante o desodorante es porque buscas protección, comodidad y frescura. Hay quienes apuestan por el frescor inmediato que proporcionan las fórmulas en aerosol, todo depende de tus necesidades y gustos.

Incluso las versiones en roll-on o gel brindan esa satisfacción de limpieza y frescura al instante, además de hidratar la piel.

El alcohol es uno de los ingredientes que logran que estos productos brinden frescura, pero es importante hacer pruebas previas de sensibilidad para evitar irritación, descamación o resequedad.

Para garantizar la eficacia de un antitranspirante o desodorante es importante mantener una buena higiene para aplicarlos sobre la piel limpia y seca, cambiar la ropa que está en contacto con la superficie corporal, usar ropa de tejidos naturales y transpirables capaces de absorber el sudor; así como cuidar la alimentación.