Cuidados que cambian la vida diaria

¿Cuáles son las enfermedades más comunes de la piel?

Las enfermedades de la piel varían en síntomas, gravedad, temporalidad o síntomas, todo depende de las causas que las generan. La mayoría de los trastornos pueden ser menores pero otros pueden indicar problemas de salud más graves.

Existen diversos tipos de enfermedades de la piel:

Acné

El acné es una de las enfermedades de la piel que ocurre cuando los poros se tapan con grasa y células muertas de la piel. Provoca espinillas, puntos negros o granos. El acné es más común entre los adolescentes, aunque puede afectar a otros grupos de edad. 

Existen tratamientos efectivos para el acné, pero este puede ser persistente. Los granos y erupciones se curan lentamente, sin embargo es posible que mientras uno desaparece otro pueda aparecer.

El acné se presenta distintos grados de severidad, puede pasar desapercibido o dejar cicatrices o manchas en la piel que a su vez, generan trastornos emocionales. Comúnmente se presenta en la cara, hombros, pecho y espalda. Es importante iniciar un tratamiento a tiempo.
 

Herpes

El herpes es una infección causada por el virus del herpes simple (VHS). Provoca la formación de vesículas (granitos llenos de agua) dolorosas alrededor de los labios, dentro de la boca, en los genitales o en otras regiones del cuerpo.
 

Dermatitis

Una dermatitis es la denominación genérica de cualquier inflamación en la piel. Provoca enrojecimiento, granitos, escamas finas y comezón. En algunos casos es duradera y crónica, puede manifestarse de forma recurrente a lo largo de la vida.

En las fases iniciales o agudas de la dermatitis, la piel puede presentar un aspecto lloroso o húmedo, a lo que se le llama eczema.

Algunos tipos de dermatitis afectan sólo partes específicas del cuerpo, mientras que otras pueden aparecer en cualquier zona, algunas tienen causas específicas y otras no y algunos tipos tienen reacciones de horas, días o son permanentes.

Diversas causas pueden producirla como son la predisposición genética y factores externos (ej. clima extremo). Una dermatitis puede ser atópica, de contacto, seborreica, por el pañal, etc.

Esta afección puede presentarse a cualquier edad, dependiendo del tipo de dermatitis. Existen tratamientos para aliviar la comezón y prevenir nuevos brotes, como evitar el uso de jabones agresivos, mantener la piel hidratada o aplicar pomadas o geles medicinales prescritos previamente por un especialista.
 

Urticaria

Esta enfermedad de la piel conocida coloquialmente como sarpullido, puede aparecer sin causa y ser crónica si se presenta por más de seis semanas y reaparece con frecuencia.

Son ronchas que varían de tamaño, rojizas y que a menudo provocan comezón; por lo general aparecen en la superficie de la piel como reacción alergénica a alimentos o medicamentos. Cuando esto sucede, el cuerpo libera histamina y otros químicos en el torrente sanguíneo, lo que provoca ronchas, comezón e inflamación.
 

Queratosis

La queratosis actínica es una de las enfermedades de la piel que se presenta como una mancha áspera y escamosa después de años de exposición solar. Suele aparecer en las partes del cuerpo que están expuestas al sol, como cara, labios, orejas, antebrazos, cuero cabelludo, cuello y dorso de las manos. Es considerada como precáncer de piel.
 

Rosácea

Esta afectación suele confundirse con acné. Generalmente se presenta en la zona central de la cara y en mejillas como enrojecimiento y venitas dilatadas, que puede acompañarse de granitos. Es más común en mujeres de mediana edad, de piel clara y las causas que la generan son desconocidas.
 

Carcinoma de células basales

Las células basales se encuentran en la parte inferior de la epidermis y suelen dividirse constantemente para reemplazar a las células que se desprenden de la superficie de la piel

El carcinoma de las células basales es el tipo más común de cáncer de piel,  por lo general surgen en zonas expuestas al sol, como cara, cabeza, manos y cuello.

No suele propagarse a otras partes del cuerpo; sin embargo, si no se trata a tiempo puede expandirse en tejidos cercanos debajo de la piel e invadir el hueso y puede reaparecer en el mismo lugar si no se extrae completamente.
 

Carcinoma de células escamosas

Las células escamosas son los queratinocitos que forman la epidermis, las cuales pueden generar cáncer si crecen de forma anormal y desorganizada. También se le conoce como carcinoma espinocelular o epidermoide.

Es una de las enfermedades de la piel que surgen en las áreas del cuerpo que están más expuestas a los rayos UV del sol y puede presentarse en cicatrices o heridas crónicas en otras partes del cuerpo.

Las zonas donde se presenta por lo general pueden extirparse por completo. El carcinoma de las células escamosas es más propenso a extenderse hacia las capas más profundas de la piel y a otras partes del cuerpo.
 

Melanomas

Son un tipo de cáncer que se forma en los melanocitos (células que producen el pigmento de la piel) cuando crecen fuera de control. Es el menos frecuente, pero es el más peligroso porque es capaz de propagarse en otros órganos si no se trata a tiempo.

De forma general, los melanomas pueden formarse en cualquier parte del cuerpo pero las más frecuentes son el pecho y espalda en hombres y en las piernas de las mujeres. Usualmente son de color negro o café pero en ocasiones pueden ser rosados, pálidos e incluso blancos. En México son más frecuentes en plantas de los pies.

Los primeros síntomas son cambios de tamaño o forma en lunares existentes, aparición de lunares con bordes irregulares, asimétricos y de varias tonalidades.
 
 

Alopecia

Es la pérdida anormal del cabello y afecta al cuero cabelludo o a otras zonas de la piel en la que hay presencia de pelo, como las pestañas, axilas, región genital y barba. 

Dentro de los factores que causan la alopecia se encuentran el genético, el hormonal, el estrés, entre otros. El factor hormonal depende fundamentalmente de las hormonas masculinas o andrógenos que actúan sobre los folículos pilosos.

Existen dos tipos de alopecia, la cicatricial (irreversible) y la no cicatricial (reversible). Puede presentarse de forma difusa, con un patrón específico o en parches.
 

Fibromas blandos

Conocidas coloquialmente como verrugas, pueden presentarse en párpados, cuello, axilas, pecho o en ingles; se caracterizan por lesiones pediculadas, del color de la piel o café, de consistencia blanda. Por lo general no representan gravedad pero son antiestéticas cuando crecen y pueden producir molestias.