Cuidados que cambian la vida diaria

Cuero cabelludo y cabello graso

Si por las mañanas tomas una ducha diaria, pero notas que a las pocas horas transcurridas del día, tu cabello ya presenta una apariencia sucia y una textura grasosa, puede que esto te lleve a preguntarte ¿Qué hay de malo en mi rutina de higiene? Probablemente tengas cabello graso y esto no tiene relación con la limpieza, por eso te vamos a contar todo acerca de esta condición.

¿Qué es el cabello graso?

Aquellas personas que tienen una piel grasa, muchas veces son las mismas que tienen un pelo graso, sólo que algunos casos son más notorios que otros ¿Por qué? La respuesta se encuentra en las glándulas sebáceas, esos anexos cutáneos ubicados en la dermis que se encargan de sintetizar sebo, una sustancia lipídica que lubrica y protege la superficie de la piel.

El cuero cabelludo está compuesto por piel y unidades pilosebáceas que incluyen a los folículos pilosos y a las glándulas sebáceas, las cuales cumplen dos funciones principales en la salud del cabello: le brindan una protección antimicrobiana gracias a la acidez natural del sebo y son las encargadas de la lubricación natural del pelo, lo que favorece su nacimiento de manera natural y cómoda.

El sebo es un lubricante natural que protege al cabello de diversos factores externos. Pero en las personas con cuero cabelludo graso, las glándulas sebáceas están más activas y producen más grasa de lo normal, lo que genera un aspecto sucio y descuidado tanto a la vista como al tacto.
 

Causas principales del cabello graso

En un cuero cabelludo sano, se producen alrededor de 650 - 700 mg de sebo en un día, se forma una película hidrolipídica que es resultado de la unión de la grasa con el agua del sudor que transpiramos, misma que se retira a la hora de tomar una ducha; la actividad de las glándulas sebáceas se reactiva en un tiempo corto de 3 a 6 horas aproximadamente.

Algunas personas producen más sebo que otras, lo que provoca la manifestación de un cabello graso, pero ¿cuál es la raíz de este problema? Existen diversas razones por las que se puede tener un pelo graso y es importante saber la causa específica porque esto ayuda a determinar el mejor remedio para tratar esta condición.

Entre las principales causas se encuentran:

 Mala alimentación

Aunque el cabello graso se trata de una afectación del cuero cabelludo, una dieta con alto consumo de grasas saturadas y harinas refinadas pueden estar relacionada con el aumento de la producción de sebo.

Ese tipo de alimentos no han demostrado tener beneficio alguno para el cuerpo en general, si no todo lo contrario y tener una mala alimentación basada en la ingesta de estos puede generar la apariencia de un cabello con un brillo excesivo y poco higiénico.

Estrés

El estrés es un mecanismo de respuesta del organismo ante el peligro, ya sea real o psicológico, en donde se liberan hormonas como el cortisol que aumenta la producción de sebo. Existen diversos motivos que pueden detonar el estrés y por ende, un cuero cabelludo graso.

Por ello, tener el pelo graso se relaciona con el estrés debido a que este llega a obstaculizar los procesos hormonales naturales y como consecuencia de ello, se afecta la salud de la piel, incluyendo la de la cabeza. 

 Falta de vitaminas y minerales

Vitaminas del complejo B, como la vitamina B2 (riboflavina) y la B6 (piridoxina) que se encuentran en diversos alimentos (carne, aves, pescado, entre otros), así como las vitaminas A y D están relacionadas con la secreción del sebo. La carencia de minerales como el hierro y zinc también tiene una repercusión en el cabello.

Desajuste hormonal

La pubertad, la adolescencia, el periodo menstrual, el embarazo o algunos trastornos endocrinos incrementan los niveles hormonales y esto altera la actividad de las glándulas sebáceas, generando un exceso de sebo en el cuero cabelludo, lo que origina tener cabello graso.

Las hormonas androgénicas (masculinas) como la testosterona y la dihidrotestosterona pueden generar tanto la pérdida de cabello como la excesiva generación de sebo. 

 Lavar con demasiada frecuencia 

Al lavar el cabello, se eliminan no sólo las impurezas, sino también la capa de aceites naturales que segrega el cuero cabelludo para protegerse, por lo que al lavar el pelo más de una vez al día, se genera un mecanismo de respuesta en el que se produce más sebo para compensar el que se pierde. 

Si a lo anterior se le suma el uso de agua demasiado caliente y una limpieza inadecuada al frotar con demasiada fuerza el cuero cabelludo durante el lavado o secado, esto genera el escenario perfecto para alterar la película lipídica del cuero cabelludo que dará como resultado pelo graso.

 Productos para el cabello

El uso de shampoos o productos muy fuertes o irritantes pueden alterar el pH de la piel cabelluda, ya que al ser demasiado agresivos provocan un efecto rebote en las glándulas sebáceas incentivando su hiperactividad. 

Además, productos como fijadores, geles, espumas, sprays o ceras pueden engrasar o ensuciar más el pelo. Incluso, hay peines o cepillos que al momento de desenredar lo que hacen es esparcir la grasa por todo el cabello.
 

¿Qué hacer si tengo cabello graso?

Al cabello graso se le puede adherir polvo o restos de los productos para el pelo, dando un aspecto sucio y seboso y las personas que padecen esta condición pueden manifestar incomodidad con su imagen debido a que esto puede afectar su apariencia física y su autoestima.

Por lo tanto, algunas acciones que ayudan a mejorar esta condición son:
  • Una buena medida para combatir la producción excesiva de sebo es llevar una dieta sana, balanceada y rica en vitaminas y minerales para que el cabello pueda absorber todos los nutrientes que necesita para crecer sano.
  • Tocar con frecuencia el cabello durante el día puede empeorar su aspecto debido a que cuando las manos lo tocan, se dispersa el propio sebo en su totalidad. Junto a esto, se recomienda no cepillar demasiado, ya que con esta acción se puede extender la grasa de la raíz a las puntas.
  • Es importante espaciar los lavados del cabello para que sólo se produzca la cantidad de sebo necesaria para mantenerlo saludable. Y es mejor lavar el cabello por las mañanas debido a que en la noche, las glándulas sebáceas están más activas.
  • Ni fría, ni caliente. Lo ideal es lavar el cabello con agua tibia debido a que el agua fría no lo limpia a profundidad y el agua caliente estimula la producción de sebo y abre las cutículas, uno de los principales motivos por los que el cabello se estropea.
  • Si se tiene el pelo graso es recomendable lavarlo con productos suaves que no contengan sulfatos ni siliconas. Para esta condición es mejor usar shampoos translúcidos de textura liviana y que ayuden a regular la producción de grasa.
  • Cuando se tiene cabello graso no es necesario utilizar acondicionador a diferencia de los cabellos secos. Sin embargo, si se usa, sólo se debe aplicar de medias a puntas y enjuagar bien para evitar que este llegue al cuero cabelludo.
  • En cuanto al uso de productos y utensilios para peinarlo, es mejor evitarlos en medida de lo posible debido a que el calor de las secadoras estimula la producción de sebo y el aspecto del cabello a lo largo del día se empeora cuando se utilizan ceras, sprays o fijadores.

Tratamientos para aliviar el cabello graso

Los remedios caseros son una forma económica de tratar diversos problemas, entre ellos el cabello graso. Se dice que muchos de estos ayudan a quitar la grasa del cabello de manera definitiva, pero no todos son eficaces, ya que son diversos factores internos y externos los que pueden favorecer la producción excesiva de sebo.

Afortunadamente, esta condición no es una problemática que requiera de gran preocupación, más bien de acción. Sin embargo, se recomienda ir con un dermatólogo, quien puede diagnosticar la causa del pelo graso e indicar el tratamiento adecuado para cada persona.

En alianza con los profesionales de la piel, en Ducray hemos desarrollado una gama de productos especiales para el cuero cabelludo y cabello graso. Se trata de un tratamiento que ayuda a controlar el exceso de sebo y que además, retrasa el reengrasado del cabello, así que has llegado al sitio indicado para darle solución a tu problema.

Si has notado que durante el día, tu cabello toma un aspecto más brillante de lo normal y se compacta en tiras de cabellos, seguramente se trata de esta condición y lo que necesitas para que tu cabello tenga un aspecto saludable es una rutina de limpieza y cuidados diarios con los que te olvidarás de la grasa.

Nuestro shampoo Sabal, es un producto regulador del sebo que normaliza su producción y retrasa el reengrasado, lo que te ayuda a recuperar la flexibilidad y ligereza de tu cabello. Se usa 3 veces por semana durante 4 semanas para atacar el problema de raíz y obtener resultados efectivos.

También contamos con Argeal, un shampoo sebo absorbente de uso frecuente que ayuda a eliminar el exceso de sebo y que se puede alternar con el anterior, complementando su acción. De esta manera, podrás notar que con el uso frecuente de estos productos, tu cabello lucirá más saludable y tendrá un brillo natural.

Con estos productos especiales para cabello graso podrás remover la grasa y las impurezas del cabello, obteniendo como resultado inmediato una limpieza profunda y una sensación de un cabello más manejable. Contienen principios activos que no dañan ni irritan tu cuero cabelludo, al contrario, cuidan tu cabello de la raíz hasta las puntas.

El cabello graso es una condición que se puede prevenir y controlar de manera sencilla. Disfruta de un cabello suave y manejable con la calidad de los productos que en Ducray ponemos a tu disposición, arma tu rutina de cuidados y limpieza con los shampoos que tu cabello se merece.