Cuidados que cambian la vida diaria

Espinillas. Un problema frecuente de la piel

Diariamente, nuestra piel lleva a cabo un ciclo de renovación que, en combinación con buenos hábitos de limpieza, la mantiene limpia y radiante. Sin embargo, el acné es un problema dermatológico que aparece cuando el canal de los folículos pilosos se llena de grasa, bacterias y células muertas y como consecuencia de esto se forman los comedones, popularmente conocidos como espinillas.

¿Por qué salen las espinillas?

Las espinillas son más frecuentes durante la adolescencia y suelen aparecer en toda la piel, pero hay zonas con mayor tendencia que otras. Los comedones pueden ser abiertos (puntos negros) o cerrados (puntos del color de la piel). Existen además unas lesiones que no son visibles llamadas microcomedones, los cuales anteceden a los comedones, pero nada de esto nos dice el por qué se forman, así vamos a conocer la razón específica.

Factores internos como la adolescencia o los ciclos menstruales en las mujeres, y factores externos como el alto consumo de carbohidratos o el estrés pueden ser la causa del aumento de la producción de sebo y del engrosamiento anormal de las capas externas de la piel produce los granos y espinillas.

Espinillas en la cara ¿Sólo un terror de adolescencia?

En la pubertad se incrementa la actividad de las glándulas sebáceas de la piel, ya que aumenta la presencia de andrógenos que, son hormonas presentes tanto en hombres como en mujeres, los cuales estimulan la producción de sebo y al haber un exceso, los poros de la piel se tapan. 

En la adolescencia se generan diversos cambios en el cuerpo y el papel de la imagen física cobra mayor relevancia. Las primeras espinillas suelen aparecer entre los 11 y los 15 años y se manifiestan, por lo general, en la frente (conocida como zona “T”); la nariz, las mejillas y la barbilla también pueden afectarse.

Las espinillas no son sólo un tema de adolescentes. Es cierto que los cambios hormonales son propios de esa etapa y las imperfecciones en algunos casos desaparecen con la edad. Pero, también pueden surgir en la adultez, incluso en aquellas personas que nunca presentaron algún indicio de acné.
 

Espinillas a los 12 años

Existe una clasificación del acné que se deriva de la edad en la que se presenta. El acné neonatal se manifiesta en lactantes con menos de 6 semanas de vida; acné infantil, entre 6 semanas y 1 año; acné de la media infancia, entre 1 y 7 años; acné del preadolescente, entre 7 y 12 años o antes de primera menstruación y acné del adolescente, entre 12 y 19 o después de la primera menstruación.

De acuerdo con estudios recientes, se sabe que las espinillas son una afección que se presenta con mayor frecuencia en niños de 7 a 12 años como parte del proceso de producción de hormonas sexuales masculinas y femeninas que se experimenta en la pubertad y en la adolescencia. Con un predominio notorio a los 12 años del 70 a 87% de los casos.

Espinillas a los 30 

El acné adulto suele presentarse a partir de los 25 años, ya sea por persistencia de un acné en la adolescencia o en personas que nunca tuvieron espinillas en la pubertad. Generalmente, las más afectadas son las mujeres adultas y se manifiestan en la parte inferior del rostro, alrededor de la boca y en el mentón.

Muchas veces, aparece como signo de la presencia de algún trastorno hormonal (aparición de vello, menstruaciones irregulares, caída de cabello, etc.) y en ocasiones, factores como el estrés, el uso inadecuado de cosméticos, entre otros también pueden influir en su aparición.

Espinillas a los 40

Gracias a estudios dermatológicos, se sabe que, de las mujeres que padecen acné, el 26% se sitúa entre los 20 y los 30 años y el 12% entre los 30 y los 40 años; aunque existen casos que se presentan hasta los 45 años. Ciertas patologías como el ovario poliquístico, la infertilidad o incluso el tabaquismo pueden estar asociados a la aparición de espinillas a esta edad.
 

¿Cómo eliminar espinillas?

Un cuidado adecuado y una rutina de limpieza facial son prácticas esenciales que ayudan a evitar y eliminar las espinillas. Es importante lavarse el rostro por las mañanas y las noches con productos especiales para el tipo de piel que tiene cada persona, ya que los jabones convencionales pueden irritar aún más la piel.

En ocasiones se puede utilizar un exfoliante, que tiene como función limpiar la piel a profundidad y de esta manera se pueden eliminar las células muertas de una forma suave. En el caso de las mujeres, desmaquillarse es un imperativo debido a que el mismo maquillaje puede tapar los poros.

Además de lo anterior, también es importante cuidar la alimentación y mantenerse bien hidratado para tener un rostro libre de espinillas.

Quitar espinillas de forma natural ¿una práctica recomendable? 

La aparición de granos y espinillas es un tema de salud y a la vez, un tema estético que puede llegar a repercutir en el autoestima de las personas que presentan estas imperfecciones, de ahí que busquen a toda costa disminuir su tamaño o desaparecerlas por completo.

Alrededor del acné existen muchos mitos y muchas alternativas “mágicas” que prometen borrarlo por completo. Una de ellas es quitarse las espinillas de forma natural, haciendo pequeñas presiones hasta hacer estallar el grano, pero esta no es la solución, ya que lo único que se logra es incrementar la inflamación, dañando las fibras de colágeno y generando la aparición de cicatrices.

Lo mejor que se puede hacer cuando aparecen espinillas es mantener la limpieza diaria y dejar que su contenido salga de manera natural. O en el caso de granos de mayor tamaño y dolorosos es recomendable acudir con un médico dermatólogo, quién indicará el tratamiento específico que se necesita.

Espinillas tratamiento dermatológico: La opción más confiable 

Para determinar el tratamiento dermatológico adecuado es necesario identificar el tipo de lesiones para categorizar el cuadro clínico. De esta manera, el tipo de lesión que predomina, la cantidad y su extensión ayudan a clasificar el tipo de acné del que se trata. 

Los principales objetivos del tratamiento serán reducir la inflamación, la producción de sebo, la formación de comedones, la aparición de bacterias y prevenir las cicatrices.

Crema para espinillas: Descubre las soluciones que Ducray tiene para ti

¿Parece como si siempre trajeras un reflector encima? En Ducray queremos que brilles por tu personalidad y no por tu rostro, así que con nuestra línea de productos te ayudamos a reducir la producción de grasa y la aparición de espinillas.

Con la gama KERACNYL te ofrecemos productos de higiene y cuidados que requieren esas pieles grasas que tienen tendencia acneica. Es una efectiva solución que se adapta a todos los tipos de acné.

Los productos de KERACNYL están elaborados para pieles jóvenes y adultas. Es una línea completa que puedes incluir dentro de tu rutina de higiene, cuidado y cuidados complementarios. Elige tu solución Ducray más efectiva.