Cuidados que cambian la vida diaria

Fotoprotector. Cuida tu piel del sol

La vitamina D tiene un papel fundamental para el desarrollo y bienestar de nuestro organismo y aunque es posible obtenerla de algunos alimentos; la piel también puede producir este micronutriente cuando se expone al sol. Algunos expertos sugieren una exposición solar diaria entre 8 y 15 minutos para generar la vitamina D que el cuerpo necesita.

Así como el sol tiene efectos positivos, al mismo tiempo emite radiaciones ultravioletas (UVB y UVA) que afectan la salud de nuestra piel y una exposición inadecuada a la radiación solar puede traer graves consecuencias. Por ello, contar con un fotoprotector adecuado se ha convertido en algo indispensable hoy en día.

¿Qué es un fotoprotector?

El cuerpo humano tiene la capacidad de autoprotegerse de las radiaciones ultravioletas a través de la secreción del sudor, en el aumento del grosor de la capa córnea, es decir, la capa que está en contacto con lo que nos rodea y con mayor producción de melanina.

Sin embargo, cuando la exposición solar va más allá de la capacidad defensiva del organismo, es necesario recurrir al uso de un fotoprotector, una medida que desde hace varios años ha sido recomendada por expertos del cuidado de la piel y que prevalece como un hábito indispensable

Un fotoprotector, también conocido como protector solar es un producto tópico que protege la piel de los daños que puede llegar a causar el sol. Impide que los rayos UVA y UVB penetren a las capas internas de la piel y causen efectos negativos.

¿Para qué sirve?

De manera sencilla, los protectores solares te permiten disfrutar de unas vacaciones en la playa o salir a correr sin riesgo de sufrir quemaduras solares, las cuales son consecuencia de la exposición a RUVB y al mismo tiempo, protegen la piel de los efectos que causan los rayos UVA, los cuales se relacionan con las arrugas y otros signos del fotoenvejecimiento.

Los fotoprotectores actúan de acuerdo a la mezcla de ingredientes que contienen y debido a ello, estos tópicos se dividen en:
  • Físicos. Tienen un mecanismo de acción que sirve como pantalla protectora que refleja y dispersa la radiación. Suelen contener dióxido de titanio como principal activo.
  • Químicos. A diferencia de los anteriores, estos absorben los rayos UV  y los transforman en energía que no perjudica la piel. Contienen ingredientes como cinamatos, benzofenonas, ácido para-aminobenzoico, entre otros.
La mayoría de estos productos contienen sustancias físicas y químicas en una misma fórmula que, al entrar en contacto con la piel, ayudan a prevenir el daño solar actuando desde la superficie cutánea.


Los fototipos y su clasificación

En años anteriores, las pieles bronceadas eran sinónimo de belleza, por lo que muchas personas se daban “baños solares” o recurrían a las camas solares para obtener un “bronceado estético'' que, muchas veces dependía del color de piel de cada persona y es aquí donde entran en juegos los fototipos de piel.

El fototipo es el conjunto de características cutáneas que posee una persona desde su nacimiento, las cuales determinan si una piel se broncea o se quema en respuesta a la RUVB. 

Thomas B. Fitzatrick, en 1975 creó la clasificación numérica para identificar cada color de piel y describir la respuesta que tienen a los rayos UV. Dentro de su escala toma en cuenta las siguientes variables:
  • Color de la piel
  • Color de cabello
  • Frecuencia de quemaduras solares
  • Tipo de bronceado
Esta última variable responde al oscurecimiento de la piel por acción de la melanina en respuesta a la RUV. Pigmento natural que tiene como función, absorber los rayos UV e infrarrojos y capturar los radicales libres, los cuales se relacionan con las consecuencias negativas del sol.

Así, la cantidad de melanina en la piel determina el fototipo de cada persona. A continuación te presentamos la clasificación de Fitzpatrick y determina si tú te quemas o te bronceas:
  • Fototipo I. Lo poseen las personas de piel muy clara, pelo rojo, ojos azules o verdes; también pueden tener pecas. El sol les puede provocar quemaduras fácilmente y nunca se broncean.
  • Fototipo II. Suelen ser personas de cabello rubio y piel clara; así como ojos claros. Son pieles que se queman con facilidad y se broncean ligeramente.
  • Fototipo III. Es el fototipo más común entre los caucásicos, lo tienen personas con cabello castaño claro u oscuro y tienen piel morena clara. Al exponerse a los rayos UV, su piel se enrojece y adquiere un ligero bronceado.
  • Fototipo IV. Son personas de cabello oscuro y piel morena intermedia. No son tan sensibles a la exposición solar y se broncean rápidamente.
  • Fototipo V. También conocido como tipo mediterránea, las personas que lo tienen casi nunca se queman y se broncean rápidamente.
  • Fototipo VI. Son las personas que tienen la piel negra, nunca sufren quemaduras solares y se broncean al máximo.


¿Qué es el FPS?

Debemos tener en cuenta que una prolongada exposición al sol puede ser muy dañina para la piel, puesto que los efectos negativos no siempre se manifiestan de inmediato, estos pueden aparecer por las radiaciones que ha recibido la piel a lo largo de varios años. He ahí la importancia de usar un fotoprotector desde temprana edad.

Todas las personas a partir de los seis meses de edad deben utilizar diariamente protector solar, incluso en días nublados o cuando están expuestos a la radiación UV en periodos breves. Por ello, también como medidas de protección se recomienda el uso de sombreros de ala ancha, sombrillas y ropa que cubra la piel.

Pero, una de las preguntas más frecuentes a la hora de adquirir un fotoprotector ¿Cuál FPS realmente me ayuda a cuidar mi piel del sol? El Factor de Protección Solar (FPS) es el índice de capacidad que tiene el protector solar para evitar que los rayos UV dañen la piel.

En términos de porcentajes, un FPS 15 logra bloquear a un 93% los rayos UV, un FPS 30 bloquea el 97% y un FPS 50 alcanza hasta un 98%; relativamente entre uno y otro la diferencia no es mucha. Sin embargo, cuando una persona tiene antecedentes de cáncer de piel o es muy sensible al sol, los porcentajes si hacen la diferencia.
 

¿Cuál es el mayor FPS?

En el año 1994 se creó el Sun protection factor test method (Método de Verificación del Factor de Protección Solar) que fue resultado de los cuatro métodos que existen para determinar el FPS. Es un método validado para los países de la Unión Europea y fue realizado por la Agrupación Europea de Fabricantes de Productos de Cosmética y Perfumería (COLIPA).

Fue así que desde 1997 con el estándar de COLIPA se ha establecido una clasificación de los protectores solares de acuerdo a su nivel de fotoprotección:
  • Bajo. 2, 4, 6 
  • Medio. 8, 10, 12
  • Alto. 15, 20, 25
  • Muy alto. 30, 40, 50
  • Ultra. Mayor a 50
De manera general, un FPS 15 es suficiente para las personas que tienen un fototipo I. No obstante, se recomienda usar un fotoprotector con FPS 30 o mayor, de amplio espectro (protección contra UVB y UVA) El producto se debe aplicar 30 minutos previos a la exposición solar.

Aunque el protector solar tenga cierto índice de protección, es necesario aplicarlo cada 2 horas para mantener una acción efectiva. De igual forma, su reaplicación se requiere después de haber tomado un baño o tras haber sudado en exceso debido a que parte del producto se pierde con el agua.
 

Fotoprotector MELASCREEN UV

En Ducray somos especialistas en el cuidado de la piel, a lo largo de nuestra experiencia nos hemos enfocado en atender las necesidades de todas las pieles por medio de productos que favorecen la salud y bienestar de cada piel. Y como parte de esos cuidados, desarrollamos un fotoprotector que te ayuda a protegerte de los rayos solares.

Si pasas mucho tiempo bajo el sol es necesario que incluyas dentro de tu rutina diaria un protector solar que actúe de manera efectiva contra los rayos UV. Nosotros hemos desarrollado la gama de productos Melascreen, una línea de cuidado de protección solar para la cara y el cuerpo.

Nuestro fotoprotector Melascreen UV es el tratamiento adecuado para ayudar a prevenir y atenuar los efectos negativos del sol. Contamos con dos presentaciones diferentes, una para pieles secas que, con una textura de tacto seco ayuda a prevenir el fotoenvejecimiento y disminuir las manchas oscuras.

Y otra para pieles normales a mixtas, la cual ofrece una protección solar eficaz y al igual que la anterior, ayuda a protegerse de los signos del fotoenvejecimiento. Ambos fotoprotectores son resistentes al agua y al sudor y no dejan una sensación grasosa en la piel, son productos no comedogénicos.

La piel de la cara es la más sensible y expuesta, por eso, darle los productos necesarios para su cuidado es indispensable pero, no olvides que el escote y el dorso de las manos también son zonas que pueden sufrir consecuencias negativas de la exposición solar. Así que te invitamos a conocer la gama completa Melascreen que ayuda a corregir, unificar y proteger tu piel.