Cuidados que cambian la vida diaria

¿Por qué se cae el cabello?

Las causas de caída de cabello son múltiples, algunas provocan que encuentres pelo en tu almohada todas las mañanas y otras, que la pérdida sea ocasional.

Sin embargo, para algunas personas la caída del cabello puede ser preocupante o un signo de alarma, ya que lo asocian con ciertos padecimientos o lo ven como un preámbulo de la calvicie.  

La revista de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), menciona que el pelo es uno de los anexos más importantes de la piel, pues tiene múltiples funciones, entre ellas, la protección contra elementos externos y la dispersión de productos que provienen de las glándulas sebáceas; y también tiene una importancia ligada a cuestiones estéticas, raciales y sexuales.

El pelo tiene un ciclo de crecimiento, en el que su caída se considera como algo fisiológico, ya que “en el cuero cabelludo tenemos pelos en distintas fases: unos están en crecimiento, otros en reposo y otros se tienen que caer”, señala el sitio BBC News.

Lo normal es perder alrededor de 100 cabellos al día, pero se recuperan puesto que hay una renovación diaria. En caso de notar una mayor u observar una menor densidad de pelo, será momento de acudir con un especialista que determine si se trata de alopecia. 

 
 

¿Qué es la alopecia o pérdida del cabello?

 
La alopecia es la pérdida del cabello, generalmente de la cabeza, pero puede ocurrir en las cejas, pestañas, barba y axilas. Existen muchos tipos de alopecia pero en general se dividen en dos grupos: las alopecias cicatriciales, en las que se destruye el pelo y no vuelve a salir, y las no cicatriciales, en las que habitualmente puede recuperarse y son las más frecuentes.

La alopecia, aunque por mucho tiempo ha estado asociada al sexo masculino, también puede presentarse en mujeres. Se manifiesta en cualquier etapa de la vida, pero es más frecuente en la vida adulta.

El ciclo de crecimiento y degeneración del cabello está presente durante toda la vida de las personas y se encuentra controlado por diferentes factores, tal como lo explica el sitio web ScienceDirect. “El folículo pilo-sebáceo es un mini órgano que se transforma y regenera en un complejo ciclo de crecimiento que dura toda la vida del individuo, denominado ciclo del folículo piloso, que es controlado por factores de crecimiento, inhibidores y factores hormonales que compiten y se regulan entre sí”

Este ciclo vital del cabello tiene una fase anágena, que dura entre dos y seis años, en la que el pelo crece aproximadamente un centímetro cada mes, después se presenta una fase de transición conocida como catágena, cuya duración es de cuatro semanas, seguida por la fase telógena o de reposo, previa a la caída, con una duración aproximada de 3 meses; lo que permite que nuevos cabellos nazcan en el mismo folículo piloso. 

 
 

Síntomas de la caída de cabello

 
Por lo regular, el síntoma más común de la alopecia es precisamente la caída del pelo, aunque en algunos casos hay presencia de ardor o comezón en la cabeza, por lo que la preocupación ya no es solo por cuestiones de estética, sino de salud. A continuación describimos otros síntomas a los que es importante poner atención. 
 
  • Pérdida gradual del pelo

A medida que las personas envejecen, el cabello empieza a perderse, sobre todo en la región superior de la cabeza. En el caso específico de los hombres, primero notan la ausencia de pelo en la línea de implantación de la frente; mientras que las mujeres perciben que la línea media del cabello se ensancha con el paso del tiempo. Estas formas de caída son las alopecias androgenéticas masculina y femenina.  
 
  • Áreas circulares sin pelo

Este síntoma es más sencillo de detectar, pues el cuero cabelludo comienza a tener zonas circulares u ovales donde se nota la ausencia de pelo, dando la apariencia de parches. Además de la cabeza, pueden aparecer en la barba y en las cejas, o estar acompañados de comezón en las áreas donde se cae el cabello. A esto se le conoce como alopecia areata.
 
  • Caída abrupta del pelo


La caída del cabello también puede ocurrir de forma abrupta, 3 a 4 meses después de un fuerte episodio físico o emocional que deriva en un aumento de la cantidad del pelo que se pierde a diaria; las personas lo notan porque hay desprendimiento de mechones cuando se peinan o mientras se bañan; todo esto puede causar un adelgazamiento general de los cabellos durante un tiempo. Esta entidad se conoce como efluvio telógeno. 

 

  • Pérdida del cabello en todo el cuerpo

Como lo mencionamos en párrafos anteriores, la pérdida del pelo no es exclusiva del cuero cabelludo, aunque sí es más común notar calvicie en esta zona del cuerpo que otras. 
 
Ya sea por trastornos alimenticios o secundaria a tratamientos médicos, como la quimioterapia contra diferentes tipos de cáncer, la pérdida del cabello puede ocurrir en otras áreas del cuerpo, como las cejas; sin embargo, con la asesoría médica más oportuna es posible que vuelva a crecer.
 
  • Zonas de descamación

Existen distintas entidades que pueden acompañarse de escamas y comezón en el cuero cabelludo, secundario a la inflamación y renovación acelerada de las células de la piel. Entre estas se encuentran algunas alopecias cicatriciales, la dermatitis seborreica, la psoriasis y las tiñas.
Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas debes acudir al médico, para que te brinde un tratamiento adecuado que prevenga la calvicie. Sabemos que el cabello y su apariencia son parte de la estética de una persona, por eso es importante ir con especialistas, a fin de evitar daños mayores. 

 
 

Principales causas de la caída del cabello

 
Hay situaciones concretas en las que el pelo se desprende, dejando el cuero cabelludo con menos densidad y formando áreas calvas. Las causas pueden cambiar según ciertas condiciones, como el sexo y la herencia familiar, pues recordemos que la alopecia es más frecuente en los hombres por razones genéticas. 
 
  • Antecedentes familiares

La alopecia androgénica o calvicie hereditaria, explica la BBC, es más común entre los hombres y puede aparecer en cualquier momento, incluso en la adolescencia, puesto que no es exclusiva de la edad adulta.  
 
Se debe a tres factores: la tendencia hereditaria a la calvicie que hay en una familia, las hormonas masculinas y el paso de los años. Se manifiesta con la pérdida de pelo en la parte frontal (las famosas “entradas”) y en la coronilla de la cabeza.
 
“Las mujeres no están exentas, ya que muchas de ellas pueden desarrollar algún grado de calvicie”, añade este medio de divulgación. En el sexo femenino, se presenta como un adelgazamiento en la línea media del pelo. 
 
  • Cambios hormonales

Entre las causas de caída de cabello están los cambios hormonales, los cuales pueden acarrear pérdida temporal o permanente del pelo, todo depende del tipo de condición, por ejemplo, durante el embarazo y posterior parto suele ser común que las mujeres noten que al cepillarse pierden algunos cabellos. 
 
Los desequilibrios hormonales son la principal causa de que la alopecia aparezca entre las mujeres jóvenes, en quienes puede tener un impacto psicológico negativo ya que el pelo constituye uno de los símbolos femeninos más apreciado entre la sociedad. 

Otras de las causas hormonales son las alteraciones en la glándula tiroides, tanto en funcionamiento mayor como menor que genera adelgazamiento y pérdida del cabello, por eso se recomienda que al notar pérdida de grosor y densidad, acudir al dermatólogo para descartar que esto sea un signo clínico de un padecimiento.
 
En el caso de los hombres, la hormona masculina dihidrotestosterona es la que contribuye a que el ciclo vital del cabello sea más corto y que el tallo piloso se haga más pequeño y delgado, lo que se conoce como miniaturización, hasta que ya no vuelve a crecer uno nuevo. 

Según ScienceDirect, “las mujeres tienen una distribución pilosa distinta a la de los hombres. En las razas orientales hay menos receptores corporales para la hormona masculina y por lo tanto tienen menos vello corporal y menos problemas de calvicie que las razas europeas”. 
 
  • Estrés

En la actualidad es cada vez más frecuente escuchar que el estrés es el causante de padecimientos entre las personas; el cuero cabelludo no está exento de sufrir por situaciones muy estresantes, lo que lleva a la pérdida de grosor en el pelo y su posterior caída. 
 
  • Manejos extremos del cabello

Entre las mujeres, la caída del cabello también puede aparecer luego de someterlo a manejos extremos, por ejemplo, usar productos cosméticos inadecuados, peinarlo todos los días con coletas y trenzas que causen alopecia por tracción, o bien, utilizar planchas que jalen el cabello con fuerza. 

Esta caída por tracción, según la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, “se debe a la tensión prolongada o repetida de la raíz del pelo, se caracteriza por ser reversible en etapas tempranas e irreversible en las etapas tardías, por lo que un diagnóstico y manejo oportuno es de vital importancia”. 
 
  • Otras causas


La falta de higiene, malos hábitos alimenticios y el tabaquismo son otras causas de caída de cabello en las mujeres.  
 
La alopecia masculina también surge por un exceso de grasa en el cuero cabelludo, tabaquismo o un fuerte impacto emocional; esto aumenta los radicales libres y un proceso oxidativo que afecta el flujo sanguíneo del folículo piloso, debilitando el pelo. 

Una patología que produce la caída de cabello es la tricotilomanía, una compulsión en la que las personas se arrancan el pelo; en estos casos, es necesario acudir con un dermatólogo y un profesional que brinde apoyo psicológico para determinar un tratamiento que combata dicho problema. 
 
De acuerdo con la BBC, "la pérdida de cabello también puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos que contienen litio, beta bloqueadores, warfarina, heparina, anfetaminas y levodopa". 
 
Lo importante en estos casos es visitar a un especialista para que recomiende el tratamiento y los productos más adecuados, pues la calvicie no es solo una preocupación estética, también puede indicar si hay algo en el cuerpo que requiera de mayor atención. 

En ese sentido, es conveniente que las personas se mantengan al tanto de ciertos factores de riesgo, entre ellos, la edad, los antecedentes familiares, padecimientos como la diabetes y el lupus, pérdida de peso repentina y estrés crónico.

 
 
“La pérdida de cabello no es solo una cuestión estética. Realmente afecta la autoestima y su sensación de bienestar. El cabello, al ser una forma fundamental de proyectarnos al mundo, es importante para muchas personas”, asegura CNN en Español. 
  
La caída de cabello es una condición que no puede prevenirse, puesto que suele estar asociada a factores genéticos; no obstante, puedes darle a tu pelo ciertos cuidados para que no lo encuentres en la almohada o mientras te peinas. 
 
  • No lo jales ni le hagas peinados que favorezcan su quiebre; evita utilizar todos los días plancha o secadora y cuando lo cepilles, usa un peine de dientes anchos para que lo desenredes de forma suave. 
  • Cuida tu cabello de los rayos solares, ya que estos podrían ser otro motivo para que se debilite. 
  • Reduce o elimina por completo tu consumo de tabaco, ya que este hábito está relacionado con la calvicie.
  • Cuida tu alimentación, lo ideal es que incluyas en tus platillos nutrientes como el zinc y la biotina, pues estos le aportan resistencia al cabello. 
Entre los productos que los especialistas recomiendan está el shampoo anticaída Anaphase+ de Ducray, el cual ayuda a fortificar el cabello debilitado y le devuelve su fuerza y volumen. 

Algunos ingredientes de este shampoo son la monolaurina, una sustancia derivada del ácido láurico que ayuda a disminuir a la dihidrotestosterona, la cual acorta el ciclo capilar normal y favorece la miniaturización del folículo, haciendo que el pelo pierda calidad y se quiebre. 

Otros ingredientes de Anaphase+ son las proteínas de trigo hidrolizado, que se encargan de dar volumen al pelo; y el complejo betaína/glicerina que aporta hidratación.

Nuestro consejo es aplicar este shampoo sobre el cabello húmedo, dando un suave masaje sobre el cuero cabelludo y dejar que actúe durante tres minutos. Después de enjuagar, es recomendable complementar esta rutina con el acondicionador Anaphase+, que ayuda a fortificar, dar volumen y desenredar el pelo. 

 

Después de la aplicación de estos dos productos, puedes utilizar el tratamiento Neoptide, una loción sin enjuague que ayuda contra la caída crónica del cabello.

Neoptide tiene una acción específica en la fase de crecimiento del pelo, estimulando su crecimiento y aportando una textura ligera. Uno de sus activos es el acetil tetrapéptido, encargado de estimular la producción de colágeno y favorecer el óptimo anclaje del folículo piloso. 

Para potenciar sus beneficios, es importante que esta loción se aplique una vez al día, lo ideal son 12 pulverizaciones, y después, con la ayuda de un peine, marcar varias rayas sobre el cuero cabelludo para que se distribuya mejor. No es necesario enjuagar y se puede utilizar hasta por tres meses. 

En el caso de la caída de pelo ocasional, provocada por el estrés, la fatiga o el post-parto, los dermatólogos recomiendan utilizar Creastim, una loción sin enjuague que le devuelve la densidad, fuerza y vitalidad al cabello, ayudando a que se reactive su crecimiento. 

Algunos de sus activos son la creatina y las vitaminas B5, B6 y B8, que ayudan a nutrir el cabello y devolverle su vitalidad. Creastim se puede utilizar tres veces por semana, es necesario realizar 10 pulverizaciones y después masajear todo el cuero cabelludo.