Cuidados que cambian la vida diaria

Recomendaciones para cabello graso

Si has comenzado a notar que tu pelo tiene un aspecto sucio y descuidado, estas recomendaciones para cabello graso serán muy útiles para ti, ya que se trata de un problema común que puede terminar si llevas a cabo una serie de pasos básicos, pero muy eficaces.

Antes de continuar, es necesario señalar que en la raíz del cabello existen glándulas sebáceas que secretan sebo, el cual es indispensable para protegerlo de factores externos como la contaminación. 

Sin embargo, hay ocasiones en que producen un exceso de grasa, ya sea por causas hereditarias, desequilibrios hormonales o alteraciones del sistema nervioso, dando al cabello un aspecto untuoso y con mayor adherencia de la contaminación ambiental. 

De acuerdo con la editorial médica Elsevier, “cuando se produce una cantidad excesiva de sebo, tanto el cuero cabelludo como el pelo adquieren un aspecto brillante, presenta una falta de volumen y se agrupa por mechas”. 

Este problema llega a ser incómodo y vergonzoso, la ventaja es que existen algunas prácticas que te ayudarán a recobrar la vitalidad de tu pelo, que van desde el uso de un shampoo especial para el cabello graso hasta la aplicación de mascarillas. 
 

Sabal, champú seborregulador

Elsevier explica que para mantener el pelo y el cuero cabelludo en un estado óptimo, lo primordial es la limpieza. “La función básica de un shampoo es remover el exceso de grasa, las células muertas y los residuos de contaminación y cosméticos”. 

En Ducray elaboramos diferentes productos que sirven para prevenir y evitar problemas como el cabello graso, en el caso de este shampoo, te ayuda a disminuir la producción excesiva de sebo y reduce la acumulación de grasa, retardando el reengrasado. 

Este producto se considera como un tratamiento de ataque, ya que es el primer paso para contrarrestar esta condición, posteriormente se puede complementar esta rutina de cuidado con otro shampoo de mantenimiento. 
  • Ingredientes
Uno de los activos presentes en Sabal es el extracto concentrado de sabal serrulata, una planta perteneciente a la familia de las palmeras que es rica en aceites esenciales, aportando hidratación. También contiene una base lavante suave y un agente voluminizador. 
  • Modo de aplicación
Lo recomendable es aplicar el shampoo sobre el cuero cabelludo mojado, dar un suave masaje hasta hacer espuma y dejar actuar por tres minutos, posteriormente enjuagar muy bien para que no quede ningún residuo. Se puede aplicar dos veces por semana, en alternancia con otro shampoo para prolongar sus beneficios. 

El shampoo es un producto que se tiene que aplicar de manera homogénea en todo el cuero cabelludo, para lograrlo lo mejor es depositar el producto en las manos y repartirlo con los dedos para no usar una cantidad excesiva y obtener una buena limpieza. 
 

Argeal, champú seboabsorbente

Este es otro producto de la familia Ducray, si se utiliza con frecuencia puede ayudar a absorber el exceso de sebo, para dejar el cabello nutrido y con una apariencia más saludable, combatiendo esa imagen de suciedad. 
  • Ingredientes
La fórmula de Argeal está compuesta por kaolín (arcilla blanca), un mineral con propiedades antisépticas y un gran poder de absorción, indispensables para que disminuya el exceso de sebo en el cuero cabelludo y en el pelo. 
  • Modo de aplicación
Este producto tiene una textura en crema untuosa, puede utilizarse las veces que sean necesarias, aplicando una pequeña cantidad sobre el cuero cabelludo húmedo para dar un suave masaje, es necesario dejarlo actuar por tres minutos y posteriormente, enjuagar bien. 
 

Bañarse con agua tibia

Cuando te bañes evita que el agua esté muy fría porque esto no ayuda a eliminar los residuos de grasa; mientras que el agua demasiado caliente, abre la cutícula del pelo y lo estropea. No olvides que al masajear tu cuero cabelludo debes de hacerlo de manera suave para no estimular una producción excesiva de sebo. 

Limpiar los peines y cepillos

Otra recomendación que puede ser muy útil consiste en mantener limpios tus artículos de belleza, en este caso los peines y los cepillos, pues al desenredar tu cabello, es común que se queden algunos residuos de productos y suciedad del pelo, lo que evita una correcta oxigenación. 

En tres pasos puedes dejarlos como nuevos, lo primero que debes de hacer es retirar los cabellos que se hayan quedado entre las cerdas, luego introduce el cepillo en un recipiente con agua y unas gotas de shampoo, después de unos minutos enjuágalo y sécalo con un paño limpio.

También es importante tener en cuenta que “el cepillado diario del cabello es una buena forma de masaje, favorece la microcirculación y mejora la nutrición del cuero cabelludo, siempre que los cepillos utilizados no sean agresivos para el tallo piloso”, señala Elsevier. 
 

Complementa tu rutina con una mascarilla capilar

Así como el shampoo, existe una amplia variedad de mascarillas capilares que se adaptan a tu tipo de cabello, busca las que están enriquecidas con arcillas, un ingrediente que purifica y repara el pelo al dejarlo libre de impurezas. 
  • Modo de aplicación 
Las mascarillas se tienen que aplicar una vez a la semana sobre el cabello limpio y húmedo, extendiendo el producto desde la parte media hasta las puntas, separando mechón por mechón para abarcar todo el pelo, puedes dejarla actuar de cinco a 20 minutos (según las indicaciones de cada producto) y luego enjuagar con abundante agua. 

Evita peinarte todos los días con aparatos calientes

Esta es una práctica perjudicial cuando se realiza todos los días, si tienes el pelo graso debes de evitar su uso continuo porque el calor favorece la producción de sebo. Además, las puntas se deshidratan y le dan un aspecto maltratado a tu cabello. 

Utiliza una toalla de algodón

Lo recomendable es que dejes secar tu cabello de forma natural, pero quizá no cuentes con demasiado tiempo para hacerlo. Si ese es tu caso, opta por darle una oportunidad a las toallas de algodón, ya que eliminan la humedad y reducen su 
rotura. 
  • Modo de aplicación
La forma correcta de usar una toalla de algodón es apoyarla suavemente en tu cabeza para envolver todo tu cabello, creando una especie de turbante, dejarla por algunos minutos y después quitarla con suavidad, para evitar la aparición de frizz