Síntomas de la hiperhidrosis palmar

Las personas que padecen de hiperhidrosis palmar presentan manos frías y húmedas con un color que puede variar de pálido a ruborizado, sudor visible, exagerado y localizado, con algunas características como:
  • Sudoración excesiva simétrica (en ambas manos)
  • Frecuencia (al menos una vez por semana)
  • Hay sudoración excesiva durante 6 meses o más
  • Interferencia de las actividades diarias
  • Edad de inicio después de los 25 años con síntomas en la niñez y adolescencia
  • Antecedentes familiares
  • Ausencia de sudor durante la noche
La hiperhidrosis palmar tiene un inicio espontáneo, relacionado o no con eventos emocionales o estresantes, y se presenta con mayor intensidad en las palmas y dedos y con menor intensidad en las regiones posteriores de las manos. 

Las manos se mojan rápidamente por el desprendimiento de las gotas de sudor y, en algunos casos, puede presentarse hinchazón en los dedos.

Causas de la hiperhidrosis palmar

El trastorno de las manos sudorosas no tiene una causa concreta. Según investigaciones, las personas que lo padecen no tienen un aumento en la cantidad de sus glándulas sudoríparas. 

Se cree que la causa de la hiperhidrosis palmar se debe  principalmente a un trastorno del sistema nervioso simpático debido a que los nervios que deben mandar señales a las glándulas sudoríparas se vuelven hiperactivos por motivos como el estrés sin que haya actividad o esfuerzo físico que lo justifique.

A pesar de que este problema carece de explicación médica, se contempla la posibilidad de que varios miembros de la misma familia compartan el inconveniente de la sudoración excesiva. Por lo tanto, puede tener un componente hereditario.

A su vez, ciertas enfermedades pueden presentar como efecto secundario la hiperhidrosis palmar, entre las que se encuentran:
  • Diabetes
  • Menopausia
  • Alteraciones en la glándula tiroides
  • Enfermedad de Parkinson
  • Niveles bajo de azúcar en sangre (Hipoglucemia)
  • Algunos tipos de cáncer

Prevención

Aunque la hiperhidrosis palmar puede estar relacionada con un trastorno del sistema nervioso simpático o con algunas de las enfermedades que te mencionamos, es recomendable que realices lo siguiente para controlar el sudor de tus manos:
  • Lava tus manos regularmente, sólo ten cuidado con la cantidad de jabón que utilices ya que el uso constante puede causar resequedad en la piel. Lávalas cuando estén sucias y cuando no lo requieras sólo utiliza agua.
  • Lleva contigo toallitas de papel desechables para secar tus manos durante el día.
  • Los geles te ayudarán a limpiar tus manos y secarlas cuando no tengas un baño cerca.
  • El talco es ideal para combatir el sudor de las manos: ayuda a absorber la transpiración y les da a las manos más precisión para tomar objetos.
  • Con excepción del invierno, intenta no utilizar guantes, ya que estos harán que transpires más secundario a la oclusión.
  • Debido a que el estrés es un factor muy importante en los problemas relacionados con las manos sudorosas es importante que consultes a un especialista.
Es recomendable acudir con un especialista que identifique de manera clara la causa y así, el tratamiento más adecuado. Evita alimentos picantes, así como bebidas estimulantes como la cafeína y la teína para contrarrestar la sudoración y es recomendable no introducir las manos en los bolsillos de tu ropa, pues esto favorece que se calienten y por lo tanto, suden.

Tratamientos para las manos sudorosas

Hay una variedad de opciones de tratamiento para reducir la producción de sudor que genera la hiperhidrosis palmar. El tratamiento suele empezar con opciones simples y no invasivas; progresa a tratamientos más severos cuando los otros fallan.

Antitranspirantes

El cloruro de aluminio es el ingrediente activo más habitual, puede bloquear las glándulas sudoríparas y ayudar a detener la sudoración. Lo puedes encontrar en varias presentaciones como cremas, barras, geles y aerosoles.

Es importante que lo apliques por la noche, sobre la piel seca. La frecuencia de aplicación debe ser recomendaba por un especialista, ya que en exceso puede irritar la piel.

Botox

La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) permite este tratamiento para las axilas, aunque algunos estudios sugieren que también puede ser efectivo en otras áreas del cuerpo.

Las inyecciones bloquean temporalmente un químico del cuerpo que estimula las glándulas sudoríparas y el efecto suele durar un promedio de 6 meses, requiriendo aplicaciones posteriores.