Cuidados que cambian la vida diaria

¿La psoriasis es contagiosa?

La pregunta que más se plantean las personas sin psoriasis es si la psoriasis es contagiosa. Esta pregunta sobre el contagio de la psoriasis es el prejuicio más importante contra el que hay que luchar: no, ¡la psoriasis no es contagiosa!

La psoriasis no es una enfermedad contagiosa

La inflamación cutánea y la aparición de las placas no son de origen infeccioso por lo que no existe el peligro de que se transmitan de una persona a otra. Estrechar la mano, besar o intercambiar ropa con otra persona son todas acciones seguras que forman parte de la vida cotidiana. Sin embargo, las personas con psoriasis a veces las llevan un poco mal, pues deben enfrentarse a la mirada de los demás, llena de interrogantes sobre si la psoriasis es contagiosa, miedo o incluso desagrado. El problema resulta particularmente espinoso en el colegio, el trabajo, durante los momentos de ocio, o simplemente al hacer la compra.

La psoriasis tampoco se debe a una falta de higiene. Es cierto que las placas de psoriasis suelen ser gruesas, la piel se despelleja y aparece una caspilla blanca en el cabello o la ropa (las conocidas escamas): todo esto no es muy estético que digamos, ¡¡pero no tiene nada de sucio!! La psoriasis es una enfermedad que puede atribuirse a numerosos factores, como la genética, el clima, la fricción o el estrés. Aumentar la cantidad de duchas o baños no hará que se vaya la psoriasis, ¡al contrario! Puede agredir aún más la piel.

Dicho esto, conviene recordar que aunque las placas de psoriasis no son contagiosas, se pueden sobreinfectar, como cualquier enfermedad de la piel. De hecho, la piel es un espacio de vida y/o transición para muchas especies microbianas que pueden colonizar las lesiones de psoriasis. Para evitar cualquier problema, se recomienda no manipular las lesiones si no es para tratarlas, lavarse las manos antes y después de cada cuidado, llevar las uñas cortas y consultar rápidamente si cambia el aspecto de las lesiones, aparece fiebre... Con todo, los casos de sobreinfección son bastante raros.