Cuidados que cambian la vida diaria

Los medicamentos para la psoriasis más eficaces

Cuando los tratamientos locales (cremas, pomadas, lociones…) no son suficientes, el dermatólogo puede proponer un tratamiento con medicamentos para la psoriasis en forma de comprimidos. Esto sucede con frecuencia, especialmente cuando la psoriasis se extiende.

Los diferentes tipos de medicamentos para la psoriasis

El tratamiento oral de la psoriasis se basa generalmente en una de las cuatro siguientes moléculas:

El metotrexato

Un medicamento que limita la proliferación celular. Lleva utilizándose durante muchos años para tratar la psoriasis y existe en forma de comprimidos o inyecciones. ¡Atención! Este tratamiento tiene la particularidad de tomarse una vez a la semana y no una vez al día. Se puede tomar solo o combinado con una bioterapia. Puede causar efectos secundarios, como cansancio, problemas digestivos, llagas, caída del cabello... Los efectos más graves como el daño hepático se previenen realizando un seguimiento periódico.

La ciclosporina

Un medicamento para la psoriasis de carácter inmunosupresor, utilizado habitualmente en los pacientes sometidos a un trasplante de órganos. Si bien la terapia con ciclosporina no se puede mantener a largo plazo debido a ciertos efectos secundarios, entre los que cabe destacar una importante toxicidad renal, un tratamiento de uno o dos años puede permitir superar un episodio inflamatorio y limitar la actividad de la psoriasis.

La acitretina

Una molécula que actúa normalizando la actividad de los queratinocitos. Su uso está muy controlado, especialmente en las mujeres jóvenes en edad fértil, debido a su carácter teratogénico. Con este tratamiento se requieren métodos anticonceptivos eficaces y un seguimiento estricto. Sus efectos secundarios más comunes son de carácter cutáneo-mucoso: sequedad en la piel y los labios, fragilidad en las uñas y el cabello... Se recomienda el uso diario de cuidados hidratantes y reparadores.

El apemilast

Un medicamento para la psoriasis que se emplea recientemente y actúa en los procesos inflamatorios. Se tolera bien, aparte de posibles trastornos digestivos. También es posible experimentar cambios de humor, algo raro, pero que puede ser potencialmente grave.

La investigación sigue avanzando con el fin de comercializar otros medicamentos para tratar la psoriasis.