Cuidados que cambian tu día a día

Eczema por estrés

El estrés y, más generalmente, un estado de alteración psicológica son citados con frecuencia como factores desencadenantes del eczema. Un examen, un nuevo empleo, una disputa… todas estas son situaciones en las que puede manifestarse el eczema por estrés. Para evitar algunos episodios o crisis, se recomienda al paciente utilizar herramientas de gestión del estrés a través del método que más le convenga: relajación, sofrología, deporte, jardinería…

El estrés no es la única causa de eczema

Se habla mucho de episodios de eczema por estrés, pero no es siempre el único culpable, simplemente porque el eczema no es una enfermedad psicosomática (es decir, que se produce como resultado de la acción de la mente sobre el cuerpo). El eczema es una enfermedad compleja y multifactorial, en la que el estrés es un factor desencadenante, aunque existen otros: polen, ácaros, frío, sudoración…

Igualmente, este puede ser un factor mayor en ciertas personas y menor para otras. Todo depende de los temperamentos y de las historias de vida.

Asimismo, los padres naturalmente estresados por el eczema de su hijo no deber acusarse de haber transmitido su estrés a su hijo. Al contrario, deben quitarse toda culpa.  

El estrés: ¿causa o consecuencia del eczema?

El estrés presenta una particularidad: es a la vez una causa y una consecuencia del eczema, pudiendo convertir la enfermedad en un auténtico círculo vicioso para la persona afectada. No faltan los ejemplos: el niño afectado de eczema puede mostrar reticencias a que le vean en bañador en la piscina; el adolescente se lo piensa a la hora de salir con sus amigos durante un episodio de eczema; el adulto huye de las miradas de sus compañeros de trabajo. Los pruritos son también una fuente de estrés.

El apoyo psicológico

El eczema por estrés puede ir acompañado de una pérdida de autoestima, de un cierre en uno mismo o incluso de signos de depresión. El tratamiento psicológico resulta indisociable del tratamiento dermatológico. No hay que dudar a la hora de acudir a un profesional. La familia juega un papel esencial como apoyo psicológico.