Cuidados que cambian tu día a día

La caída del cabello crónica

El efluvio telógeno crónico y la alopecia androgenética son dos formas de caída del cabello crónica. Su origen es principalmente hormonal, pero en algunos casos también puede ser nutricional o metabólico.

Efluvio telógeno crónico: explicaciones sobre el mecanismo fisiológico que lo causa

A diferencia de la caída del cabello ocasional o reaccional, que suele aparecer 3 o 4 meses después de exponerse a un factor desencadenante, la caída del cabello es crónica cuando su evolución lleva cursando durante al menos seis meses.  En el lenguaje científico, se conoce como efluvio telógeno crónico. 

Algunas de sus posibles causas son los trastornos de la tiroides, la anorexia, un déficit de hierro (con o sin anemia), así como la ingesta de ciertos medicamentos (retinoides, anticoagulantes, antihipertensivos, anticonvulsivos, etc.). Este tipo de caída provoca un acortamiento de la fase anágena, lo que da lugar a un cabello más corto, que completa el ciclo piloso más rápidamente y se cae más a menudo.

En el efluvio telógeno crónico, la pérdida de cabello es menos importante que en el efluvio telógeno agudo (caída ocasional). Este último suele aparecer de manera fluctuante a lo largo de varios años en mujeres de mediana edad que originalmente tenían un cabello denso y brillante. Más tarde sufren al notar una disminución en la longitud y el volumen de su cabello. 

La alopecia androgenética crónica, otra forma de caída del cabello crónica

¿Qué es la alopecia androgenética? Se trata de una caída del cabello crónica caracterizada por episodios de caída del cabello que evolucionan hacia una miniaturización del cabello y provocan una disminución de la densidad capilar. Afecta principalmente a los hombres (a un 70-80% frente a un 29-42% de las mujeres* a lo largo de su vida), y suele manifestarse en los varones entre los 30 y los 40 años de edad. El mecanismo de aparición de la alopecia androgenética masculina es hormonal e involucra a los receptores de andrógenos presentes en la papila dérmica.

La velocidad de crecimiento del cabello se ve acelerada: se agota, se vuelve cada vez más fino hasta que cae, de forma permanente. A día de hoy solo hay dos fármacos indicados para frenar esta caída del cabello crónica: el Minoxidil y el Finasteride. El primero es un tratamiento tópico, mientras que el segundo es un tratamiento oral que solo puede recetarse a pacientes varones. Otra solución más cara pero duradera son los implantes capilares.

* Fuente: Blume-Peytavi et al., 2011; Norwood, 1975

Nuestras rutinas de cuidado

 
Mi rutina anticaída del cabello

Acción sobre la caída del cabello cronica o reactiva de los hombres y mujeres

Probar esta rutina > Mi rutina anticaída del cabello > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >