Cuidados que cambian tu día a día

Eczema en cuello y nuca

Puede que no reparemos mucho en ello, pero los eczemas en el cuello y en la nuca son muy frecuentes. Se trata de zonas particularmente visibles del cuerpo humano, pero que rara vez se ven afectadas por el eczema de manera aislada.

Características de la zona del cuello y la nuca

El cuello está formado por una serie de pliegues y forma parte, pues, de zonas particularmente afectadas por el eczema infantil. En la edad adulta, existe otra forma específica de eczema que afecta a la vez a la cara y al cuello, denominado también «eczema de cabeza y cuello» («Head and Neck Dermatitis» en inglés).  

Las causas del eczema del cuello

En caso de eczema de contacto, el cuello se ve a veces muy afectado: por ejemplo, debido a alergias de contacto al níquel. El uso de collares de bisutería favorece muy rápidamente la aparición de placas de eczema. Igualmente, en caso de alergia de contacto a un componente del esmalte de uñas, el simple hecho de llevarse las manos al cuello puede desencadenar un episodio de eczema en el cuello.

La irritación es un factor importante a tener en cuenta: las bufandas de lana, las etiquetas, los cuellos muy ceñidos, el champú que cae por el cuello al aclarar… Son preferibles las bufandas de algodón o de tejido polar, hay que cortar las etiquetas, desabrocharse uno o dos botones de la camisa e inclinar la cabeza hacia atrás al lavarse el pelo.

El cuello es una zona muy accesible y fácil de rascar, a veces de manera inconsciente. Suele resultar difícil resistirse a las ganas de rascarse el cuello, pero el rascado no hará más que agravar las lesiones.  

¿Qué tratamiento aplicar para el eczema del cuello?

El tratamiento del eczema del cuello es el mismo que el del resto del cuerpo; el dermocorticoide a veces se sustituye por una pomada antiinflamatoria del tipo inmunosupresor tópico ya que la piel del cuello es fina y frágil como la de la cara. No hay que olvidar hidratar bien el cuello con un emoliente.