¿Cómo se utiliza el ácido hialurónico?

Gracias a los beneficios del ácido hialurónico se ha descubierto que tiene varios usos y tipos de aplicaciones. Se puede utilizar como:
  • Cosmético para atenuar las arrugas en distintas partes del rostro .
  • Relleno en las bolsas de los ojos para disimular las ojeras.
  • Eficaz contra dolores articulares. 
  • Hidratación capilar.
El ácido hialurónico se puede encontrar en distintas presentaciones:
 

Ácido hialurónico inyectable

Se usa comúnmente en medicina estética y con esta aplicación se puede mejorar el aspecto de varias partes del rostro mediante rellenos faciales:
  • En los labios. Sabemos que una parte donde donde las arrugas se hacen más visibles es en los labios. La inyección de ácido hialurónico en los labios suaviza el aspecto de arrugas, dándoles un poco de volumen e hidratando la zona. Se tiene que dar mantenimiento de 9 a 12 meses después de la aplicación.
  • Para ojeras. A medida del tiempo las ojeras se van marcando cada vez más, al inyectar ácido hialurónico su aspecto y color son menos notorios. Es recomendable dar un retoque de 9 a 12 meses.
  • Para reducir la profundidad de los surcos de la cara y restablecer el volumen a nivel de los pómulos.


Ácido hialurónico en crema

Esta presentación se usa de forma cosmética para la piel. Sus efectos son más tardados que las inyecciones, pero el método es excelente para hidratar la piel, disminuir las arrugas y líneas de expresión de la cara.
Existen distintas cremas de ácido hialurónico dependiendo la zona que se quiera hidratar. Pueden ser los labios, los ojos o toda la cara, esto depende de las necesidades de la piel. Existen mascarillas, cremas de día o noche, serum, entre otros.

Además de usar el ácido hialurónico en la cara existen cremas para el cabello y son excelentes tratamientos para hidratarlo, protegerlo, y fortalecerlo. Con la aplicación de este ácido pueden notarse increíbles cambios en cualquier zona que se aplique.

Ampolletas de ácido hialurónico

Un método muy efectivo para aplicar ácido hialurónico de manera más pura es por medio de ampolletas, aplicándolo directamente sobre la piel del rostro y masajeando con movimientos circulares. Esto hará que la piel lo absorba de manera más rápida.

Una manera muy efectiva de aprovecharlo al máximo es aplicar la ampolleta después de la ducha, que es cuando los poros de la piel están abiertos.