La caspa

La caspa es para el cabello lo que las escamas son para la piel. Se trata de una afección muy común, ya que un 50% de la población desarrolla caspa en el cabello(1). Se presenta como cúmulos de células muertas o de escamas, de color blanco y más o menos adheridos al cabello. Es una afección sin gravedad, benigna, pero particularmente llamativa, que puede ser difícil de soportar día con día.

El propósito de este artículo es responder a las preguntas que suelen surgir sobre la caspa: ¿qué es? ¿Cuáles son sus causas? ¿Cómo tratarla? ¿Qué se puede hacer al respecto? ¿Qué cuidados se deben adoptar a diario?

¿Qué es la caspa?

La caspa se debe a una renovación celular acelerada. Las células de la epidermis, la capa más superficial del cuero cabelludo, se multiplican demasiado rápido y no dan tiempo a las células muertas para que se vayan eliminando. Esto hace que se aglutinen en la superficie del cuero cabelludo y formen lo que se conoce como caspa.

La caspa puede aparecer en cualquier zona del cuerpo donde hay pelo. Lo más habitual es ver la caspa en el cabello, pero también puede presentarse en la barba o en las cejas.

¿Cuáles son las causas de la caspa?

La caspa se produce por múltiples causas y factores. Se han identificado 3 fenómenos muy distintos que nos permiten comprender de dónde viene la caspa.
  • Una sensibilidad particular e individual del cuero cabelludo que favorece el desarrollo de la caspa en algunas personas.
  • Una disfunción de la secreción de sebo por las glándulas sebáceas: ya sea porque se produce en exceso o en una cantidad demasiado pequeña.
  • El desarrollo de levaduras del género Malassezia, que viven de forma natural en la superficie de la piel. Cuando se dan determinadas condiciones, especialmente en presencia de sebo, pueden proliferar y provocar una inflamación y una aceleración de la renovación celular.
Aparte de los mecanismos que provocan su desarrollo, hay muchos factores que pueden desencadenar y mantener una fase de brote de caspa, en particular, el estrés, un estilo de vida poco saludable, la aplicación de productos inadecuados, el uso de cascos o gorras... Todos estos factores, que no siempre resultan fáciles de controlar, pueden explicar por qué la caspa vuelve a aparecer a pesar de recurrir a unos tratamientos muy eficaces.

Los distintos tipos de caspa

Hay muchas soluciones disponibles en las farmacias para combatir caspa. Para implementar el tratamiento más adecuado, es importante comprender qué es la caspa e identificar el tipo de caspa que afecta al cuero cabelludo.

Podemos distinguir dos tipos de caspa en el cabello: la caspa grasa y la caspa seca.

La caspa seca

La caspa seca se desarrolla en el cuero cabelludo seco. Cuando el cuero cabelludo está seco, se encuentra deshidratado e irritado. En consecuencia, el cuero cabelludo puede causar picor, enrojecimiento y descamación, lo que puede provocar la aparición de caspa.
La caspa seca es fácil de reconocer. Es pequeña, blanca, volátil y puede apreciarse en la ropa en forma de copo.

La caspa grasa

La caspa grasa se desarrolla en el cuero cabelludo graso. El exceso de sebo en la superficie favorece el desarrollo de levaduras del género Malassezia, que pueden provocar inflamación y acelerar la renovación celular. La caspa grasa es más grande, suele producir picor, adhiriéndose al cabello y agrupándose en forma de placas. Su presencia en la ropa es menos común que la de la caspa seca.

Cuando se concentra mucha caspa grasa y una picazón intensa, se trata de una caspa severa, también conocida como seborrea o dermatitis seborreica del cuero cabelludo. La dermatitis seborreica es una enfermedad que afecta en promedio al 3% de la población y la mayoría de las veces también se presenta en la cara(1). Se caracteriza por la presencia de escamas tirando a un color amarillo (debido al exceso de sebo) y de placas rojas. Esta patología cutánea no es grave pero sí crónica y requiere consultar a un dermatólogo para implementar un tratamiento adaptado.

¿Cómo eliminar la caspa?

Hay todo un arsenal de cuidados y shampoos disponibles en las farmacias para tratar la caspa.
Los tratamientos son muy eficaces y contribuyen a erradicar la caspa. Sin embargo, hasta el día de hoy no existe ningún tratamiento que permita curar la caspa para siempre. Por eso puede volver a aparecer periódicamente durante las fases de brote.
Además de durante la fase de brote, los shampoos tratantes también pueden utilizarse después, durante la fase de mantenimiento, para mantener los efectos a largo plazo y evitar una recaída. Por tanto, conviene integrar un shampoo para caspa en tu rutina de cuidados durante la fase de mantenimiento.

Los shampoos anticaspa

Usar un shampoo tratante es la forma clásica de tratar la caspa del cabello.
La elección del shampoo depende del tipo de caspa.
  • El shampoo caspa grasa actúa en una o varias causas de la caspa gracias a un activo antifúngico, para luchar contra la proliferación de levaduras, a un activo queratolítico, que actúa desprendiendo y removiendo las células muertas para eliminar la caspa, a un activo antiinflamatorio también, en la mayoría de los casos, para limitar el enrojecimiento y el picor, así como a un activo que permita absorber el exceso de sebo en la superficie.
  • El shampoo caspa seca suele desempeñar una acción queratolítica, calmante, en ocasiones también una acción antifúngica para reducir las levaduras en la superficie, y aporta la hidratación necesaria al cuero cabelludo seco e irritado.
Los shampoos se usan en dos etapas:
  1. En primer lugar, una fase de ataque, cuyo objetivo es tratar y reducir la caspa. Deben aplicarse varias veces a la semana.
  2. A continuación, una fase de mantenimiento, cuyo objetivo es evitar las recaídas precoces. En este caso, la frecuencia de aplicación es menor, en alternancia con shampoos suaves.

En caso de dudas, lo mejor es consultar a tu médico dermatólogo, que podrá ayudarte a elegir el tratamiento más adecuado.

¿Cómo combatirla?

Algunos métodos consisten en aplicar sustancias astringentes, antifúngicas o antiinflamatorias para reducir la descamación y evitar que los signos se agraven. El tratamiento deberá ser complementado con las medidas higiénicas personalizadas, nos referimos al uso de un shampoo especial que no aumente la producción de sebo.

Algunas formas de tratar la caspa es por medio de:
  • Queratolíticos. Son soluciones de aplicación tópica que contienen ácido salicílico al 3 o 5% o también, agentes oleosos naturales como el aceite de oliva. Se deben dejar actuar durante 1 o 2 horas y enjuagar para retirar las escamas.
  • Antifúngicos. Debido al posible papel patogénico que tiene la Malessezia globosa en la seborrea, se han probado cremas antifúngicas de ketoconazol al 2%.
  • Shampoos. En el mercado hay shampoos que han sido elaborados específicamente para tratarla, los cuales pueden tener sustancias activas como: climbazol, piroctona olamina, polidocanol y agentes antiinflamatorios como: zinc, sulfuro de selenio, resorcina, ácido salicílico.

Vivir con caspa a diario

Vivir con caspa a diario puede afectar considerablemente a la calidad de vida. La caspa puede hacer pensar en una falta de higiene cuando obviamente no existe ninguna relación.

Puede llegar a ser un motivo de preocupación constante e influir en la elección de la ropa, las interacciones sociales y la autoestima, por lo que es importante tratarla.

No hay que dudar en hablar con los profesionales de la salud que nos rodean, ellos sabrán brindar el remedio contra la caspa de acuerdo a las necesidades de cada caso. Hay muchos tratamientos y consejos útiles para el día a día que permiten tratar la caspa.

1. https://dermato-info.fr/, sociedad francesa de dermatología

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-caspa Caspa Grasa

Actúa sobre la caspa grasa y sobre el cuero cabelludo graso

Probar esta rutina > Anti-caspa Caspa Grasa > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-caspa - Caspa seca

Actúa sobre la caspa seca: efecto "polvo blanco" sobre los hombros.

Probar esta rutina > Anti-caspa - Caspa seca > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >