Cuidados que cambian la vida diaria

Cremas para el acné ¿Realmente todas son efectivas?

Las cremas para el acné son una excelente opción cuando aparecen imperfecciones en tu piel, pero ¿sabes cuál es la que más te conviene adquirir?
 
Existen diversas enfermedades que pueden afectar la salud de la piel, pero una de las más comunes es el acné, la cual popularmente se distingue por la aparición de “barros y espinillas”. Se trata de un padecimiento inflamatorio que daña la superficie cutánea y genera distintos tipos de lesiones que pueden ir desde los puntos negros hasta casos más graves como los quistes.
 
Suele manifestarse por primera vez durante la adolescencia debido a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo en esa etapa, afectando al 80% de los jóvenes entre los 11 y los 17 años. Sin embargo, también puede aparecer a edades muy tempranas o en la adultez, nadie está exento de tener acné.
 
Es cierto que hay pieles que son propensas genéticamente a padecer acné y es que todo comienza con una alteración del proceso natural de producción de grasa cuando las glándulas sebáceas que contienen los poros producen una cantidad excesiva de sebo, mismo que obstruye el poro y se crea la inflamación.
 
La acumulación de sebo crea el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias, en particular Cutibacterium acnés (antes Propionicaterium acnes) que, al combinarse con otros factores, comienza a colonizar las glándulas y a descomponer el sebo, produciendo sustancias que incrementan la inflamación y así aparecen las lesiones.
 
Al liberarse lípidos, ácidos grasos, células muertas y bacterias se genera la inflamación. No obstante, se habla de diferentes casos de acné dependiendo la edad en la que se presenta, la zona donde aparece y el tipo de lesión que provoca, siendo así, no se puede hablar de un sólo método para tratarlo.
 
Antes de realizar cualquier acción para disminuir su apariencia, es importante acudir con un dermatólogo, quien ayudará a identificar la causa del problema y determinará el tratamiento según el tipo de acné. Entre las más efectivas se encuentran las cremas para el acné, pero ¿Cuál es la que necesitas?

Cuidados personales para el acné

Hoy en día, se sabe que para prevenir algún padecimiento se deben tomar las medidas necesarias que disminuirán la probabilidad de su manifestación. En el caso del acné, este es causado por factores internos y externos, es decir, así se lleve una vida saludable, los cambios hormonales del cuerpo pueden generar la aparición de imperfecciones.

Pero no todo es malo, ya que es posible prevenir es la aparición de nuevas lesiones, la severidad de los síntomas y la formación de cicatrices. Es una enfermedad que, si no es tratada a tiempo y adecuadamente, puede dejar secuelas, no te asustes, afortunadamente ya existen soluciones efectivas como las cremas para el acné.

A medida que crecemos, la imagen cobra mayor importancia y un buen aspecto personal es sinónimo de una buena salud. Por ello, la mayoría de las personas que padecen acné encuentran en pellizcar, reventar u ocultar los granos con maquillaje las soluciones más “rápidas” para deshacerse de ellos.

¡Total error! Porque eso sólo empeora el problema, debido a que cuando se manipulan las lesiones se eleva el riesgo de una infección al combinarse la grasa acumulada, las células muertas y las bacterias del ambiente que en conjunto inflaman más la piel. Estas acciones pueden dejar cicatrices cutáneas.

La higiene personal se centra en la limpieza y el cuidado del cuerpo humano, es un hábito que ayuda a prevenir infecciones y enfermedades. El acné es un padecimiento que impacta en la manera de verse a sí mismo y en cómo los demás nos perciben, afectando la autoestima. Por ello, es indispensable tener un cuidado personal adecuado y constante.
 

Tips para el día a día

Aquí te dejamos algunos sencillos consejos que puedes seguir y añadir a tu día a día para prevenir los brotes de acné:
  • Lávate la cara dos veces al día, en la mañana y en la noche, usa un jabón especial para tu tipo de piel y agua tibia. Debes hacer un masaje suave con movimientos circulares, los barros no desaparecen si frotas más fuerte, al contrario, sólo irritarás más tu piel.
  • Evita tocarte la cara con las manos sucias. Las manos manipulan gran cantidad de objetos y en ellas se depositan bacterias que puedes dispersar al tocarte la cara, así que, para mantenerlas lejos, antes de aplicar cualquier producto lava bien tus manos.
  • Ya lo mencionamos, pero por nada del mundo revientes tus granos, es tentador ¿cierto? Pero antes de llevarte las manos a la cara, piensa en la reacción en cadena que puedes generar y en las consecuencias que esto puede traer.
  • Los objetos también pueden ser un causante de nuevos brotes, tanto por oclusión como por ser portadores de bacterias que pueden depositarse en tu piel, como es el caso del celular. Si usas lentes graduados o de sol, también debes limpiarlos para evitar que la grasa tape los poros que están alrededor de los ojos y la nariz.
  • Si tienes acné en otras zonas además de la cara, no uses prendas muy ajustadas, estas no permiten que la piel respire y pueden irritarla. El algodón es un material fresco e hipoalergénico.
  • Un error frecuente es ir a la cama sin desmaquillarse. Usa productos cosméticos “no comedogénicos”, es decir, Que no ocluyen la piel y no producen comedones; consulta su tiempo de vida para reemplazarlo cuando sea necesario.
  • No sólo la piel produce grasa, el pelo también, por lo que recomendamos evitar que esté en contacto con el rostro. La suciedad y la grasa de ambos favorecen la oclusión y la proliferación de bacterias.
  • Un bronceado puede disimular las lesiones de acné, pero en realidad las empeora porque los rayos solares favorecen la aparición de más marcas. Es importante que te cuides mucho del sol.

Tratamientos efectivos

El acné no tiene una única solución, cada persona requiere un diagnóstico y un tratamiento específico. Es una enfermedad que aqueja a gran parte de la población, pero no se manifiesta de la misma manera en todas las personas, he ahí la importancia de acudir con un profesional.

En cuanto a los tratamientos, hay diversas opiniones, algunos aseguran que los remedios naturales son la mejor opción para tratar el acné, aunque no se ha demostrado su efectividad en todos los casos. Ante esto, la dermatología es una especialidad médica que busca y ataca el padecimiento con soluciones infalibles.

Existe una amplia variedad de opciones que se ajustan al tipo y a la severidad de acné a tratar. La mayoría de los casos van de un acné leve a moderado, por ello los tratamientos más empleados son los tópicos, que incluyen productos de limpieza y cremas para el acné de venta libre y para acnés más severos, estos pueden combinarse con antibióticos.
 

Cremas para el acné ¿Cuál es la mejor?

Cuando se tiene acné, lo primero que se debe hacer es una rutina de limpieza básica como parte del cuidado imperativo que requiere. Como ya lo mencionamos, no hay un producto único para todas las pieles, cada una presenta sus necesidades particulares y si tú tienes una piel con tendencia acneica debes elegir el adecuado.

La efectividad de los productos antiacné radica en su fórmula. Es decir, en función de los principios activos que contengan, en el mercado hay gran variedad de cremas para el acné que usan como parte de un tratamiento, pero cada una tiene una función específica de acuerdo con los ingredientes contenidos, algunos de las más comunes son:
  • Peróxido de benzoílo. Gracias a su naturaleza antiséptica tiene efectos anti-inflamatorios y antibacterianos. Reduce la proliferación de bacterias y controla el exceso de grasa sobre la piel.
  • Ácido salicílico. Es un ingrediente que sirve como exfoliante químico, descompone los agentes contaminantes y la grasa que obstruyen los poros. Ayuda a reducir la inflamación y el enrojecimiento.
  • Azufre. Elimina las células muertas y el exceso de sebo, promueve la formación de queratina y colágeno, mejorando la apariencia de la piel.
  • Alfa hidroxiácidos. Poseen un efecto exfoliante, eliminan las células muertas y estimulan el recambio de piel nueva, mejoran el aspecto de los poros y reducen la visibilidad de las cicatrices.

 Tipos de cremas para el acné

Como ves, cada ingrediente tiene una función particular y debido a esto la elaboración de cremas para el acné también se ha diversificado. Estas cremas son productos que responden al objetivo de acabar con los barros y lesiones que produce esta enfermedad, pero al mismo tiempo se dividen en distintas presentaciones, según el problema especial a tratar.

Entre las más populares se encuentran:
  • Crema hidratante. Como su nombre lo indica, esta se encarga de darle la hidratación adecuada a la piel.
  • Crema exfoliante. Esta se caracteriza por tener microesferas que ayudan a remover suavemente células muertas de la piel e imperfecciones. Brinda una limpieza profunda dejando un mejor aspecto de los poros.
  • Crema local. A diferencia de las anteriores, esta sólo se aplica sobre la imperfección debido a que contiene una fórmula más avanzada y no se recomienda usar en toda la cara u otras zonas del cuerpo
  • Mascarilla. Se usa como un complemento del tratamiento, regularmente se debe aplicar por las noches, la mayoría de las fórmulas contienen arcilla y su función principal es controlar la producción excesiva de grasa y reducir los puntos negros.
Algunas personas no tienen inconveniente alguno con la enfermedad, en cambio, a otras les genera vergüenza su aspecto físico. Las cremas para el acné tienen efectos positivos en la salud de la piel y, por ende, en el estado anímico de quien lo padece, gracias a los múltiples beneficios que poseen.

Una larga lista de verbos se adhiere a las diversas acciones que tienen las cremas para el acné: Eliminar, hidratar, remover, reducir, ayudar, combatir, exfoliar, etc. Pero el principal es normalizar el proceso de producción de sebo para poder mejorar el aspecto de la piel.

No se trata de productos que requieran receta médica para su venta o que posean instrucciones de uso complejas. Son un tratamiento tópico, así que su aplicación es muy sencilla, recuerda lavarte las manos y sigue las recomendaciones, hay algunas que requieren reposo para que sus ingredientes hagan efecto y hay otras que se pueden lavar tras su colocación.

El acné más común se manifiesta en el rostro, pero recuerda que también puede aparecer en otras zonas. Así que te recomendamos consultar a un profesional para saber si la misma crema que usas para la zona T, te puede servir para el resto del cuerpo, no la apliques sin antes conocer los posibles efectos sobre la piel sana.
 

¿Qué crema recomiendan los dermatólogos para el acné?

La industria cosmética y la de la salud se han unido para elaborar distintas cremas para el acné, lo que seguro te lleva a pensar ¿cuál es la marca más efectiva? No todas son las indicadas para cualquier persona, hay diversos criterios que puede considerar un dermatólogo y que te pueden ayudar a elegir la crema correcta.
 

 Tipo de piel

Este es el punto de partida y el más importante porque hay diferentes tipos de piel y las cremas para el acné suelen tener fórmulas especiales para cada una. Las grasas o mixtas son pieles con tendencia acneica, pero cada una puede presentar características diferentes, algunas requieren más hidratación que otras.

Una piel sensible no puede usar una crema que contenga ingredientes de acción intensa, para este tipo de piel se deben elegir productos con fórmulas suaves, pero que de igual manera ayudan a mejorar el problema.

 Tipo de acné

Lo siguiente es determinar el tipo de acné que tiene el paciente. La mayoría de las cremas para el acné son utilizadas como tratamiento único en casos leves y moderados; pero en acnés más severos pueden funcionar como un método de apoyo al tratamiento principal.

Es importante considerar la etapa en la que aparecen los brotes, ya que no es lo mismo un acné en la adolescencia que en la edad adulta, las diferentes causas pueden orientar a elegir la crema ideal.

 Ingredientes activos

Conociendo los dos criterios anteriores es posible tener más clara la idea de cuál puede ser la mejor crema para tu piel. Aquí no importa tanto el envase o la marca, lo que es realmente importante son los ingredientes con los que fue elaborada que, ante todo, deben ser no comedogénicos y mínimamente oleosos.

Ya te mencionamos algunos de los ingredientes más comunes, pero no todos vienen contenidos en una sola crema, estos pueden variar según la función que esta tenga. Prueba una fórmula equilibrada y determina si los ingredientes están ayudando a mejorar tu piel o si están actuando de manera agresiva con ella.
 

Factor de protección solar (FPS): Protectores solares

Se cree que las pieles grasas no deben utilizar protector solar debido a que es un producto oleoso, pero cualquier tipo de piel debe cuidarse del sol. Hoy en día, hay protectores solares diseñados para pieles con acné, los cuales tiene una textura ligera e ingredientes que matifican la piel.

 Aplicación

La mayoría de las cremas para el acné pueden aplicarse sobre toda la zona afectada, pero hay otras que sólo debes aplicar sobre la lesión localizada. Para saber de qué tipo de crema se trata debes leer las instrucciones de uso del fabricante o acercarte a un consultor de marca que te oriente.

Entonces hagamos un recuento de todo lo que hemos mencionado. Los remedios naturales pueden ayudar superficialmente a tratar el acné, pero no debe ser tu principal tratamiento, es necesario acudir con un dermatólogo para conocer el tratamiento que se adecua más a tus necesidades.

Antes de comprar un producto, primero conoce bien tu caso. Nos referimos a tu tipo de piel y acné, incluso es importante considerar alergias para saber si los ingredientes de una crema son totalmente compatibles con tu piel, ya que de lo contrario, lejos de mejorar el problema, lo agravará.

Tienes acné, no una enfermedad terminal, así que con una modificación de hábitos o la inclusión de algunos nuevos podrás ayudar a ver cambios significativos en tu piel. Ahora tendrás que dedicarle más tiempo, armar una rutina que incluya una mejor alimentación, una hidratación diaria y por supuesto, los productos que te ayuden a mantenerla en buen estado.

En el mercado hay infinidad de marcas, unas más reconocidas que otras, algunas que sólo usan cierto tipo de ingredientes para sus fórmulas como las marcas orgánicas y otras que a pesar de no ser su fuerte el acné, incursionan en ofrecer productos que ayudan a tratar este padecimiento.

¿Hay tantas opciones que no sabes cuál elegir? ¡No te quiebres la cabeza! Lo mejor es evaluar lo que te brinda cada marca, si dentro de su línea de productos tienen alguna gama especializada en pieles con tendencia acneica es la primera palomita, si su efectividad está respaldada con pacientes satisfechos con los resultados, otra palomita y si además de esto, su precio es accesible, entonces es un producto adecuado.

Una de las marcas más recomendadas por los dermatólogos es Ducray, debido a que somos especialistas en el cuidado de la piel. Nos hemos logrado posicionar en el mercado gracias a la innovación que hemos aplicado a lo largo de la historia de nuestra marca.

Nos convertimos en el punto de conexión entre los conocimientos de los profesionales de la salud y las necesidades de los consumidores, es así como, motivados por nuestra pasión por la dermatología, decidimos brindar productos que significaran soluciones efectivas para los pacientes.

Contamos con una gama de productos pensada y elaborada para esas pieles grasas con imperfecciones y con tendencia acneica, así que, si notas en tu rostro puntos negros y brillo constante, llegaste al lugar indicado porque tenemos las cremas para el acné más efectivas.

KERACNYL es nuestra línea de productos de higiene y cuidado que son la respuesta que buscan las personas que tienen una piel más propensa a desarrollar acné. Su fórmula la dividimos para dar una solución más especializada, por ello tenemos productos para pieles jóvenes y productos para pieles adultas.

Cada una la podemos dividir en tres fases: Limpieza, cuidado y complementaria, dentro de estas incluimos cremas para el acné que mejoran el aspecto de tu piel y te ayudan a prevenir nuevos brotes. En Ducray tenemos diferentes rutinas de cuidado que se convierten en el tratamiento más efectivo.
¡Elige los cuidados KERACNYL que mejor se adapten a tus necesidades!