Hiperpigmentación

¿Notas pequeñas manchas en tu rostro o en el dorso de tus manos? Ambas son una forma común en la que se manifiesta la hiperpigmentación que no se trata de ningún padecimiento alarmante. Sin embargo, puede resultar una afección estética que muchas personas desean prevenir o tratar.

¿Qué es la hiperpigmentación?

La hiperpigmentación es el oscurecimiento de la piel que se presenta como manchas o parches en una zona determinada del cuerpo, con frecuencia es causado por una cantidad anormalmente alta de melanina, el  pigmento encargado de darle color a nuestra piel, ojos y pelo. Nuestro cuerpo produce esta sustancia como una forma de proteger nuestra piel.

Esta enfermedad afecta a personas de todo tipo de piel e incluye manchas de la edad, manchas solares, melasma e hiperpigmentación postinflamatoria. Cada una de estas afecciones se produce por una causa diferente y existen procedimientos y productos para tratarla.
 

¿Qué tipos de hiperpigmentación existen?

La hiperpigmentación aparece cuando factores internos o externos causan que la melanina de nuestra piel se produzca en exceso y favorecen su aparición, pero ¿cuáles son? A continuación te hablaremos de ellos:

Manchas de edad

Las manchas de edad aparecen como su nombre lo indica, por el paso del tiempo. A medida que envejecemos nuestra piel pierde melanocitos (las células productoras de melanina)  y los que permanecen aumentan de tamaño y la distribución del pigmento se concentra más.

Estos cambios fisiológicos pueden presentarse a partir de los 40 años. La genética sumada a la exposición de los rayos solares aumenta la actividad de los melanocitos lo que se traduce en incremento de melanina y aparición de hiperpigmentación en zonas como manos, cara y escote.

Las manchas de edad no se desvanecen solas, suelen ser de color marrón claro u oscuro, se producen principalmente en las zonas expuestas a los rayos solares y tienden a agruparse, lo cual las hace más notorias.
 

Melasma

El melasma es comúnmente conocido como paño y aparece en zonas de la cara que están expuestas al sol. Es un trastorno de la piel común, pero por lo general se presenta en mujeres jóvenes con tonos de piel canela y a menudo se asocia con hormonas como estrógenos y progesterona.

Este tipo de hiperpigmentación puede aparecer debido a los cambios hormonales durante el embarazo, a la toma de anticonceptivos o a la exposición del sol en zonas de la cara como mejillas, frente, nariz y el mentón.

Los parches que se forman en estas zonas del cuerpo suelen desaparecer sin necesidad de tratamientos, después del embarazo o cuando se suspenden los anticonceptivos, pero existen cremas que ayudan a aclarar la piel en casos persistentes.
 

Hiperpigmentación post inflamatoria

La hiperpigmentación post inflamatoria puede afectar la cara y el cuerpo y aparece como respuesta a una inflamación causada por acné, dermatitis o lesiones en la piel.

Dentro de sus características se encuentran manchas planas de varios tonos, que van cambiando de color dependiendo de la profundidad de la piel, desde el rojo y rosa hasta marrones claras y oscuras.

Este trastorno de la piel afecta a menudo a personas que padecen de acné y a veces puede desencadenarse después de procedimientos estéticos como dermoabrasión, exfoliaciones químicas o laserterapia.

Como puedes darte cuenta, la hiperpigmentación se puede manifestar de diferente manera entre una persona y otra, por lo que es importante reconocer los factores que han contribuido con la aparición de manchas, ya que esto será un buen inicio para saber cómo tratarlas y prevenir daños futuros.