Cuidados que cambian la vida diaria

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica o seborrea es una enfermedad común de la piel y el cuero cabelludo. Se trata de una patología benigna y sin gravedad, pero puede resultar molesta y afectar considerablemente la calidad de vida debido a sus manifestaciones. 
Se caracteriza por la presencia de placas rojas cubiertas de una caspa blanca o amarillenta en las zonas donde la piel y el cuero cabelludo son grasos. 

Las zonas afectadas por la dermatitis seborreica

Las lesiones se desarrollan en las llamadas “zonas grasas” de la piel, donde la secreción de sebo es más abundante. Las zonas más afectadas son el cuero cabelludo, el surco entre la nariz y las mejillas (conocido como “surco nasogeniano”), así como las cejas y el espacio entre ellas, o incluso el torso. En un mismo paciente, la dermatitis seborreica no siempre se limita a una única zona y puede afectar a varios lugares.

La dermatitis seborreica cuero cabelludo

La dermatitis seborreica cuero cabelludo es la forma más común de la enfermedad. En el 95% de los casos(1) de dermatitis seborreica, el cuero cabelludo se ve afectado, solo o junto con otras áreas (cara, torso...). 

Se caracteriza por un estado descamativo difuso, con la presencia de una caspa grasa, amarillenta y pegajosa en el cabello, a menudo combinada con un exceso de sebo, un eritema o rojeces y picores muy intensos. Pero también puede manifestarse como una caspa seca en el cuero cabelludo. 

La dermatitis seborreica cara 

La dermatitis seborreica cara es la forma más evocadora de la enfermedad. Aunque es menos común que la dermatitis seborreica cuero cabelludo (el 95% de los casos(1)), la cara se ve con todo afectada en más del 60% de los casos(1) de dermatitis seborreica. Las escamas o pequeñas placas de piel pueden ser más o menos importantes en la cara, son grasas y a veces presentan costras. El picor en la cara es menos intenso que en el cuero cabelludo.  

La dermatitis seborreica del torso 

La dermatitis seborreica del torso es mucho menos frecuente que la dermatitis seborreica de la cara (un 60% de los casos(1)) o del cuero cabelludo (un 95% de los casos(1)), pero afecta a cerca del 30% de los pacientes con la enfermedad(1). Provoca la aparición de placas rojas y escamosas en medio del pecho y, con menor frecuencia, en la espalda.

El diagnóstico diferencial de la dermatitis seborreica

Las manifestaciones visibles de esta enfermedad son suficientes para el médico a la hora de establecer el diagnóstico. Sin embargo, en algunos casos, las lesiones pueden ser similares a las de la psoriasis (ENLACE SILO PSO), el eczema o la rosácea. Por lo tanto, en ocasiones puede resultar difícil diferenciar estas tres patologías:  
  • El eczema se manifiesta a través de placas rojas con vesículas (ampollas con un líquido claro en el interior) y picores muy intensos asociados a la sequedad de la piel. A veces resulta difícil notar la diferencia entre el eczema y la dermatitis seborreica. Por lo general, lo que permite distinguir entre ambas patologías es la ubicación de las lesiones. Las lesiones de eczema se extienden mucho más allá de las zonas conocidas como “grasas” y suelen aparecer en el pliegue de las articulaciones (codos, rodillas...). 
  • La psoriasis se caracteriza por lesiones eritematoescamosas. ¿Psoriasis o dermatitis seborreica? No siempre resulta fácil distinguirlas. Las lesiones de la psoriasis son más secas, más gruesas, más eritematosas, están mejor delimitadas y se concentran principalmente en áreas de fricción como los codos, las rodillas, las espinillas...A nivel de la cara, es más difícil diferenciarlas: en este caso se habla de sebopsoriasis.  
  • La rosácea, de origen vascular, se caracteriza por la aparición de rojeces crónicas en la nariz, las mejillas y, en ocasiones, la barbilla y la frente. Estos síntomas pueden ir acompañados de sensaciones de hormigueo. A veces, las lesiones provocadas por la rosácea pueden parecerse a las de la dermatitis seborreica, pero hay un rasgo que permite diferenciarlas: la ausencia de escamas en la superficie. 

La dermatitis seborreica lactante

Cuando la dermatitis seborreica afecta a los lactantes, se habla entonces de costra láctea). Aparece desde las primeras semanas de vida. Al igual que la dermatitis seborreica de los adultos, se debe, entre otras cosas, a una levadura del género Malassezia que se desarrolla en cantidades excesivas en la piel de ciertos bebés. 
 
Hay tres tipos de dermatitis: 
  • La que afecta al cuero cabelludo
  •  La que afecta a las nalgas
  • La que produce lesiones en los pliegues de la piel
En los lactantes, se recomienda utilizar productos específicos adaptados para tratar la costra láctea.
 
(1) Misery L. Dermatite séborrhéique. EMC - AKOS Tratado de Medicina. (2011), págs. 1-5

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo

Acción calmante sobre la piel irritada con picor

Probar esta rutina > Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-caspa Dermatitis Seborreica

Descubre la rutina para actuar en contra de las escamas de la caspa grasa con enrojecimiento y comezón. 

Probar esta rutina > Anti-caspa Dermatitis Seborreica > Ver mi rutina >

Mi rutina
Contra la costra láctea

Descubre la rutina adecuada para combatir la costra láctea de los bebés.

Probar esta rutina > Contra la costra láctea > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >