Las causas de la sudoración excesiva

La sudoración está controlada en nuestro cuerpo por el hipotálamo, una pequeña glándula del cerebro que se encarga de regular el sueño, el hambre o la temperatura corporal, entre otras cosas.
Cuando la temperatura del cuerpo aumenta, el hipotálamo lo detecta y activa el sistema simpático, un sistema que controla muchas de las actividades inconscientes del cuerpo, incluida la sudoración. En caso de estrés o de emociones fuertes, el sistema nervioso libera hormonas (adrenalina y noradrenalina) que activan las glándulas sudoríparas, de ahí las causas de la sudoración excesiva. La sudoración es, por tanto, una respuesta a los cambios corporales.

Un proceso vital para nuestro organismo

¿Por qué sudamos? La sudoración es un proceso natural y necesario. Ayuda a regular la temperatura corporal en caso de calor, fiebre o esfuerzo físico. Se denomina «sudoración para la regulación térmica».
Por lo tanto, es completamente normal la sudoración sin esfuerzo, y de hecho es crucial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Se trata de un verdadero sistema de refrigeración corporal.

¿Qué es el sudor?

La composición del sudor depende de muchos factores, como la dieta, pero también del estilo de vida general de cada persona. El sudor tiene un pH ácido, cercano a 5.5, que corresponde con el pH fisiológico de la piel. Se compone principalmente de agua y sales minerales, sobre todo de cloruro de sodio, lo que explica su carácter salado.

El sudor es secretado por dos tipos de glándulas: las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas, situadas en la dermis de la piel (capa profunda). Su composición difiere de un tipo de glándula a otra. El que secretan las glándulas ecrinas es naturalmente inodoro y fluido. El que secretan las glándulas es más espeso y en un principio también inodoro. Sin embargo, cuando entra en contacto con bacterias, el sudor cambia y puede volverse maloliente. En la superficie de nuestra piel hay todo un ecosistema de bacterias, hongos y virus que viven en simbiosis, conocido como «la microbiota cutánea». Las bacterias se alimentan de las sales del sudor y son las responsables de su olor.

Una sudoración excesiva

Una de las principales causas de la sudoración excesiva se da cuando la cantidad de sudor producida supera el volumen necesario para la regulación térmica. También se habla de hiperhidrosis cuando provoca molestias y repercute fuertemente en la calidad de vida de quien la padece. Existen dos tipos de hiperhidrosis:
  • La primaria, cuyas causas no están identificadas.
  • La secundaria como consecuencia de un problema de salud o del uso de medicamentos.
Suele ser un tema tabú del que la gente no siempre se atreve a hablar con su médico. Sin embargo, ¡existen soluciones muy eficaces para ello!

Causas de la hiperhidrosis primaria

Las causas de la sudoración excesiva pueden ser múltiples y no siempre son fáciles de identificar.

La hiperhidrosis primaria, también conocida como hiperhidrosis idiopática, abarca la mayoría de los casos de sudoración excesiva. Afecta principalmente a las axilas, las manos y los pies.
Se manifiesta en determinadas situaciones de estrés y emociones fuertes, durante un esfuerzo físico intenso, con el calor o tras la ingesta de determinados alimentos. Las causas de la hipersudoración no se conocen realmente, aunque se evoca una predisposición genética y hereditaria. En general, la hiperhidrosis primaria se desarrolla a una edad temprana, durante la infancia o la adolescencia.

Causas de la hiperhidrosis secundaria

La hiperhidrosis secundaria está relacionada con un problema de salud o un motivo específico.
Las patologías que causan hiperhidrosis pueden ser múltiples.

Algunas afecciones, como la obesidad, la diabetes, la hipoglucemia, el hipertiroidismo o la enfermedad de Parkinson, pueden provocar hiperhidrosis. Lo mismo ocurre con determinados estados fisiológicos, como las hormonas presentes en la menopausia, que pueden ser parte de las causas de la sudoración excesiva. El síndrome de abstinencia o el consumo de alcohol pueden igualmente ser los causantes de este trastorno.
Por último, algunos fármacos también pueden ser participes de las causas de la hipersudoración. En caso de experimentar problemas de sudoración tras iniciar un nuevo fármaco, conviene pedir siempre consejo al médico antes de interrumpir o cambiar su tratamiento. Él o ella le ayudará a encontrar la mejor alternativa terapéutica.

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-transpiración

Acción sobre la transpiración excesiva en axilas, manos y pies.

Probar esta rutina > Anti-transpiración > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >