Cuidados que cambian la vida diaria

La dermatitis seborreica y el microbioma

¿Las bacterias, las levaduras y los virus son amigos o enemigos de la piel?  
Hay no menos de 100 billones de microorganismos diferentes en la superficie de nuestra piel. ¡Y son indispensables para nosotros! Son los encargados de garantizar la buena salud de la epidermis. Científicos de todo el mundo estudian esta flora microbiana, también conocida como el microbioma cutáneo. 

¿Qué es el microbioma?

El microbioma cutáneo es un ecosistema compuesto de microorganismos vivos y forma parte de la superficie de la piel. Su equilibrio es esencial para la salud de la epidermis (la capa más superficial de la piel).

 Entre estos microorganismos hay bacterias (organismos compuestos por una única célula sin núcleo), levaduras (hongos unicelulares) y virus (gérmenes patógenos que pueden penetrar en una célula) que viven en comunidad y en simbiosis. En principio son inofensivos, a menos que empiecen a proliferar y terminen desequilibrando el microbioma cutáneo.

Esta microflora cutánea no es idéntica en todo el cuerpo. Varía según distintos factores: la temperatura, la humedad, la salinidad, el pH o la concentración de sebo, pero también según el sexo, la edad y otros muchos factores externos, como la dieta, los cuidados cosméticos, el estrés, etc.

El microbioma y la dermatitis seborreica

Una de las causas de la dermatitis seborreica es la proliferación de una levadura del género Malassezia. Esta levadura está presente de manera natural en la superficie de la piel y forma parte del microbioma cutáneo. 
 
En la actualidad se han registrado catorce especies diferentes de Malassezia, entre ellas, entre las que figuran la Malassezia Restricta y la Malasseisai Globosa(3), frecuentemente asociadas con enfermedades de la piel, incluida la dermatitis seborreica.
 
En general son inofensivas, pero en determinadas condiciones pueden proliferar y volverse patógenas. Cuando se da el caso, desencadenan una inflamación y un eritema en la superficie de la piel(4). 
 
Actuar en el microbioma cutáneo, aplicando unos cuidados diarios para reequilibrarlo, puede mejorar la función de barrera y disminuir la inflamación y el fenómeno de descamación típicos de la dermatitis seborreica. 
 
(1) Nutrium, H. (2011). Microbiote cutané et santé de la peau, 107 (14), 8–11. 
(2) Jeremy, D., Domizio, D. I., Pagnoni, A., Huber, M., & Daniel, P. (2016). Le microbiote cutané : le poids lourd sort de l’ombre, 660–664.
(3) Zhijue Xu1,*, Zongxiu Wang2,*, Chao Yuan3,*, Xiaoping Liu3,*, Fang Yang1, Ting Wang2, Junling Wang2, Kenji Manabe4, Ou Qin3, Xuemin Wang3,†, Yan Zhang1 & Menghui Zhang1; Dandruff is associated with the conjoined interactions between host and microorganisms; Scientific Reports | 6: 24877 | DOI: 10.1038/srep24877 
(4) Ditte M.L. Saunte, George Gaitanis and Roderick James Hay; Frontiers in cellular and Infection Microbiology; 20 de marzo de 2020. Malassezia Associated skin diseases, the use of diagnostics and treatment.
 

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo

Acción calmante sobre la piel irritada con picor

Probar esta rutina > Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-caspa Dermatitis Seborreica

Descubre la rutina para actuar en contra de las escamas de la caspa grasa con enrojecimiento y comezón. 

Probar esta rutina > Anti-caspa Dermatitis Seborreica > Ver mi rutina >

Mi rutina
Contra la costra láctea

Descubre la rutina adecuada para combatir la costra láctea de los bebés.

Probar esta rutina > Contra la costra láctea > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >