Cuidados que cambian tu día a día

Los síntomas del acné

Los síntomas del acné son bastante conocidos: piel grasa y reluciente, poros dilatados y granos. Granos que pueden ser pequeños, grandes, puntos negros, puntos blancos, barrillos rojos, cabezas blancas, granos más o menos profundos, y más o menos dolorosos. ¡Los granos suelen quedar muy a la vista y es normal querer deshacerse de ellos a toda costa!

“Mis granos de acné son todos muy distintos”

El acné es una enfermedad del folículo pilosebáceo. Las anomalías presentes en el núcleo de esta estructura de la piel provocan la aparición de los diversos síntomas del acné y, en particular, de los granos de acné. La acumulación de sebo y de desechos celulares obstruye los poros provocando la aparición de comedones: comedones abiertos, conocidos como puntos negros, y comedones cerrados, conocidos como puntos blancos debido al color de la sustancia que contienen.

Los comedones resultan muy antiestéticos y confieren a la piel un aspecto granuloso. Los barrillos rojos se desarrollan a partir de comedones o directamente como resultado de la proliferación de la bacteria Cutibacterium acnes. Los barrillos rojos se consideran pápulas cuando miden menos de 5 mm, pústulas cuando están recubiertos por una cabeza blanca llena de pus, y nódulos cuando miden más de 5 mm y están presentes de forma profunda en la piel. 

“Tengo la cara cubierta de granos de acné”

La cara casi siempre se ve afectada en los casos de acné, ya que es una zona rica en folículos pilosebáceos, especialmente la famosa zona T (frente, nariz y barbilla). El acné de la cara puede tener un impacto muy significativo y más bien negativo en la vida diaria del paciente, ya que los síntomas del acné quedan claramente visibles y pueden alterar la relación con los demás.  
 

“¡El acné en mi espalda me tiene harto!”

El acné en la espalda afecta tanto a los adolescentes como a los adultos. En ocasiones se trata de un acné severo, especialmente en los chicos jóvenes y en los hombres. Los síntomas del acné resultan menos visibles en la espalda que en la cara, pero no dejan de ser muy molestos, por ejemplo, al practicar deporte, en la playa o en la intimidad. 

“Los granos de acné han invadido mi frente y/o mi barbilla”

La zona T de la cara engloba la frente, la nariz y la barbilla. Cuando se sufre de acné, la zona T se ve muy a menudo afectada por la hiperseborrea, la hiperqueratinización y la inflamación, fenómenos que son los tres pilares del acné.

El acné en la frente es muy común, así como el acné en la barbilla. Las personas que tienen granos en la frente o la barbilla suelen llevar muy mal la situación porque la mirada de los demás parece centrarse en esos desagradables granos, en detrimento del resto de la cara.  El impacto psicológico de este tipo de acné puede ser importante. Pero, ¡que no cunda el pánico! Hay soluciones para combatir los granos de acné en la zona T.

“Tengo cicatrices de acné”

Las cicatrices son la secuela más temida del acné, ya que a veces resultan más visibles que los granos de acné y a menudo son permanentes. Son un síntoma del acné en toda regla. Las cicatrices de acné afectan a todos los pacientes, tanto a los que tienen acné severo como a los que tienen un acné más leve. Toquetear los granos y tratar de perforarlos para que desaparezcan más rápido aumenta el riesgo de dejar cicatrices.

“¿Cómo distinguir el acné de la rosácea?”

La rosácea puede imitar ciertos síntomas del acné, especialmente en su forma papulopustulosa. En caso de duda, lo mejor es consultar a un médico que pueda diagnosticar con certeza el acné o la rosácea y proponer un tratamiento adaptado. 

Nuestras rutinas de cuidado

 
Mi rutina anti-granos facial

Acción sobre los puntos blancos/rojos inflamados

Probar esta rutina > Mi rutina anti-granos facial > Ver mi rutina >

 
Mi rutina anti-puntos negros

Exfolia y limpia los poros 

Probar esta rutina > Mi rutina anti-puntos negros > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >