Los cuidados que cambian tu día a día

Envejecimiento capilar

A partir de los 45 años, no es raro observar cómo cambian la naturaleza y la calidad de los cabellos. Se vuelven más secos, encanecen, pierden espesor, y esto puede conducir a una impresión global de pérdida de volumen. Este fenómeno es natural: es el envejecimiento del cabello. Descubra las causas, los síntomas y las soluciones para vivir mejor el envejecimiento capilar diariamente.

Envejecimiento capilar: cuando el cabello sufre igualmente el paso del tiempo

En el ascensor, frente al espejo, lo que interpela primeramente es la piel que cambia: aparición de arrugas y arruguitas, instalación de algunas manchas, un óvalo de la cara algo diferente… 
 
Sin embargo, como la piel, el cabello sufre igualmente los efectos del paso del tiempo. Las causas del envejecimiento capilar son numerosas. Citemos primeramente los factores internos y genéticos, como las variaciones hormonales, una microcirculación de la sangre que no se efectúa tan bien en el cuero cabelludo, la disminución de producción de queratina (la proteína que constituye en gran parte el cabello) o la reducción de producción de sebo (el film lipídico producido por las glándulas sebáceas, que sirve para hidratar y proteger los cabellos de la sequedad). 
 
Y con el tiempo, en el cuero cabelludo los folículos pilosos reducen su actividad y el ciclo de vida del cabello se ralentiza, crecen más lentamente.
 
Por último, las agresiones externas (medioambientales o mecánicas), como el sol y la contaminación, los champús y el cepillado demasiado agresivos son factores que juegan también un rol importante en el envejecimiento capilar, de la misma forma que los tratamientos químicos repetidos: coloraciones, decoloraciones, mechas y barridos. Sin olvidar además los secadores de pelo y las planchas de alisar que algunas de nosotras utilizamos regularmente y que participan también en el envejecimiento del cabello.

¿Cuáles son los diferentes síntomas del envejecimiento capilar?

Cabellos más finos y una masa capilar menos densa

¿Sus cabellos son más frágiles, más finos y menos voluminosos, más difíciles de peinar?… ¿Su cola de caballo es cada vez más fina? Está usted haciendo frente a uno de los síntomas del envejecimiento del cabello: la pérdida de densidad capilar. Más o menos importante, en función del capital genético de cada uno, el número y el espesor de los cabellos varían con el tiempo, hasta disminuir drásticamente con el peso de los años. La cifra es inapelable: -22 % de densidad, según los resultados de un estudio clínico realizado por los Laboratorios Dermatológicos DUCRAY*.

La aparición de cabellos blancos

Situados en la base del folículo piloso, los melanocitos son las células responsables de la pigmentación del cabello. Cuanto más pigmento secretan (denominado melanina), más oscuro es el color del cabello. Y cuantos más años pasan, menos producen, hasta encontrarse completamente en seco.  

Consecuencia directa del envejecimiento capilar: es en ese momento cuando los cabellos se vuelven blancos. La canicie, el otro nombre de este fenómeno irreversible, es natural. Afecta a todo el mundo, hombres y mujeres, más o menos pronto y más o menos rápidamente. 

Los cabellos crecen más lentamente, incluso dejan de crecer

El cabello crece, cae y crece de nuevo, según un ritmo cíclico, lo que permite una renovación perpetua de la cabellera. Es lo que se denomina el ciclo piloso. Y, desgraciadamente, alrededor de los 50 años, este ciclo de vida se altera: el cabello crece más lentamente, la microcirculación sanguínea del cuero cabelludo y, por consiguiente, del bulbo del cabello, se deterioran.

Los nutrimentos necesarios para el correcto crecimiento del cabello, como los ácidos grasos, las vitaminas y los minerales son asimilados entonces en menor cantidad, lo que conduce al envejecimiento capilar.

Los cabellos más frágiles

Al envejecer, la textura del cabello cambia. Al estar naturalmente menos  hidratado y protegido por el sebo producido por las glándulas sebáceas, y menos nutrido en la raíz, se afina y se vuelve más frágil.

El envejecimiento del cabello conlleva cabellos más secos, más quebradizos, menos resistentes y más apagados. El mismo estudio realizado por los Laboratorios Dermatológicos DUCRAY demuestra que, con el envejecimiento capilar, la resistencia de los cabellos disminuye en un 18 % y su porosidad aumenta en un 50 %. 

Los cabellos que se caen

Cuidado, no confundir envejecimiento capilar y alopecia, dos fenómenos que no están vinculados y que no tienen el mismo origen. Desgastada por el paso del tiempo, las agresiones que le infligimos y los cambios hormonales, la fibra capilar se fragiliza, el cabello crece más lentamente. Es el envejecimiento del cabello y es inevitable, todos estamos concernidos por este fenómeno de forma más o menos importante.

Al contrario, la alopecia, que denomina una caída de cabellos que deja al desnudo una parte, más o menos grande del cuero cabelludo, no afecta a todo el mundo y puede manifestarse mucho más pronto.

 * Estudio clínico, instrumental y biológico realizado en 60 mujeres caucásicas. Estudio comparativo entre franjas de edad de 25-35 y más de 71 años. 
 

Vivir mejor el envejecimiento capilar en el día a día

La impresión de tener menos cabellos no viene obligatoriamente de una caída de cabellos, sino del hecho de que, con la edad, el cabello se afina y la cabellera termina por perder densidad. Entonces, ¿qué hacer en caso de envejecimiento del cabello?

Una alimentación reequilibrada

El cambio debe venir primeramente del interior, para redensificar el tallo capilar y permitir a la cabellera recuperar volumen. Si es necesario, requilibre adoptando una alimentación rica en vitaminas A, E y B. Una dosis correcta de nutrimentos, vitaminas, aminoácidos y oligoelementos permite estimular el crecimiento del cabello.

En el plato, debe haber un lugar principalmente para los pescados blancos, tales como el bacalao, el abadejo o la pescadilla, que son poco grasos y ricos en proteínas.

Y puede perfectamente asociar esta alimentación a una cura de complementos alimenticios dirigida al envejecimiento del cabello.

Cuidado adaptados y eficaces

Otros consejos, esta vez para el cuarto de baño, para luchar contra el envejecimiento capilar diariamente:
  • Abandone definitivamente los productos de peinado, tales como espumas y lacas. Prácticos, por supuesto, pero en realidad secan y afinan la fibra capilar.
  • Invierta más bien en cuidados redensificantes para los cabellos finos y quebradizos. Elija cuidados capilares dedicados al envejecimiento de los cabellos, principalmente ricos en antioxidantes protectores.
  • En el momento de emulsionar su champú, practique un automasaje del cuero cabelludo con la yema de los dedos. Un minuto es suficiente. Un gesto simple para activar la microcirculación sanguínea, oxigenar las raíces y aportarles algo más de volumen. 

Camuflar sus canas

Por último, existen varias soluciones para cubrir las canas, primer síntoma del envejecimiento capilar. Coloración, mechas, barrido… un peluquero colorista sabrá aconsejarle sobre la técnica más apropiada.

Nuestras rutinas de cuidado

Mi rutina
Cabello más denso

Actúa sobre el envejecimiento del cabello y del cuero cabelludo. Actúa sobre la pérdida de densidad capilar.

Ver esta rutina Cabello más denso > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >