La dermatosis profesional en el sector de la construcción

El sector de la construcción incluye muchas profesiones: albañiles, alicatadores, fontaneros, pintores… Las profesionales de la construcción ponen las manos realmente a prueba y pueden propiciar la aparición de una dermatosis profesional.

¿CUÁLES SON LAS DERMATOSIS PROFESIONALES EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN?

El eczema en el gremio de la construcción es muy variado en su presentación y en su origen. El eczema profesional que suele darse en las obras públicas incluye tanto lesiones irritativas, debido a la fricción, el frío, el calor, la humedad, los disolventes, los detergentes..., como lesiones de eczema alérgico debido a la pintura, a un pegamento, a las herramientas de metal...

Las dermatosis profesionales en el sector de la construcción afectan esencialmente a las manos, ya que están en primera línea durante toda la jornada laboral.

¿CUÁLES SON LOS PRODUCTOS IMPLICADOS EN LAS DERMATOSIS PROFESIONALES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN?

Los oficios de la construcción son muy diversos e implican la manipulación de muchos productos irritantes y/o alergénicos.

En caso de dermatosis profesional, es esencial consultar a un especialista en dermatología y alergología para que pueda realizar « una investigación » y determinar qué sustancias están implicadas. También conviene informar a su médico laboral, que constituye una persona de referencia por su amplio conocimiento de los entornos profesionales.

En el caso del eczema alérgico, las pruebas de alergia realizadas a los empleados de la construcción revelan alergias a los productos químicos contenidos en los pegamentos, los cementos, los disolventes… La alergia al cemento suele afectar a los albañiles mientras que la alergia a los disolventes es más frecuente en los pintores.

¿CÓMO EVITAR LAS DERMATOSIS PROFESIONALES EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN?

La prevención es esencial para evitar que se produzca un eczema profesional. Es aconsejable usar guantes, así como aplicar una crema barrera aislante antes y durante el trabajo. Después de la jornada laboral, hay que lavarse las manos con agua y jabón evitando recurrir a disolventes agresivos, especialmente en caso de alergia al aguarrás. Por la noche, hay que aplicar una crema reparadora calmante en las manos.

En algunos casos, la dermatosis profesional se reconoce como una verdadera enfermedad laboral. En su estado, el trabajador no puede retomar su puesto de trabajo y debe plantearse una reconversión profesional compatible con su dermatosis.

Nuestras rutinas de cuidado

 
Eczema cara y cuerpo

Acción en las pieles muy secas con tendencia al eczema de contacto

Probar esta rutina > Eczema cara y cuerpo > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >