Cuidados que cambian tu día a día

¿Qué hay que saber sobre los tipos de eczema?

El eczema es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Inflamatoria porque el eczema se caracteriza fundamentalmente por la aparición de placas rojas. Crónica porque el eczema es una alternancia entre fases activas, llamadas episodios o crisis, y fases de mayor calma, llamadas remisiones. Para conocer mejor esta enfermedad, puede representarse la evolución del eczema con una onda: en la parte superior de la onda, tenemos la crisis; en la parte inferior de la onda, encontramos la remisión. Durante una fase de calma, a veces no se manifiestan los síntomas, o lo hacen simplemente a través de una piel seca. Sin embargo el eczema está ahí, no «en nuestra cabeza». Además, existen distintos tipos de eczema en función de sus síntomas y sus causas.

¿El eczema es contagioso?

El eczema se traduce en la aparición intermitente de erupciones no contagiosas en la piel. El eczema no es contagioso aunque esto sea todavía una idea preconcebida y aún muy extendida, tanto en entornos escolares como profesionales. El eczema es una enfermedad muy común, pero aún desconocida para el gran público. Y es que algunas personas piensan todavía que pueden contagiarse con un simple apretón de manos. Nos corresponde a nosotros cambiar estas ideas equivocadas.

El eczema atópico

El término eczema aglutina varias enfermedades de la piel. Entre los distintos tipos de eczemas, el más frecuente se conoce como eczema atópico o dermatitis atópica. Se trata de una enfermedad que viene determinada genéticamente:
  • La piel presenta defectos de impermeabilidad, deja de cumplir su función de barrera protectora.
  • Los alérgenos o irritantes penetran más fácilmente.
  • El sistema inmunitario se vuelve hiperactivo y las personas son más propensas a las alergias. 
El eczema atópico afecta básicamente a niños de corta edad, pero también puede afectar a niños más grandes e incluso a los adultos. En paralelo, las personas que sufren este tipo de eczema pueden desarrollar durante su vida cualquier síntoma asociado, denominado síndrome atópico: alergia alimentaria, asma, rinitis, conjuntivitis...

El eczema atópico es una enfermedad plena que va más allá de las placas visibles y puede presentar pruritos, trastornos del sueño, cambios en el hábitat y modo de vida, estrés de los padres o dificultades para aplicar el tratamiento.

El eczema en adultos

El eczema atópico es el tipo de eczema más frecuente, por lo que se tiende a creer que el eczema afecta solo a los niños. Sin embargo, muchos adultos también se ven afectados, a veces durante décadas. Algunos incluso han aprendido a «convivir con ello», otros buscan soluciones y no logran equilibrar su enfermedad.

Las formas más frecuentes en adultos son el eczema atópico -incluyendo el facial-, el eczema de contacto y el eczema crónico de las manos. Esta última forma es el eczema atópico o el eczema de contacto, asociado a irritaciones reiteradas de la piel. El adulto que sufre eczema teme la mirada de los demás llegando en algunos casos a aislarse en lugar de hacerle frente.

¿Qué es el eczema de embarazo?

El eczema puede afectar a cualquier persona, incluyendo embarazadas. En la mayoría de los casos, el eczema ya existía antes del embarazo y este agrava o empeora la condición de la piel. 

Qué es el eczema de contacto?

El eczema de contacto es otro tipo de eczema: las placas son aproximadamente las mismas que en el eczema atópico, sin embargo su mecanismo de aparición es radicalmente diferente. De hecho, la reacción inflamatoria se localiza directamente en la zona de contacto entre la piel y la sustancia alergénica. Las sustancias implicadas son muy diversas, en ocasiones con origen en el medio profesional, y son responsables de cambios de puesto e incluso de reorientaciones profesionales.
 
Entre el resto de tipos de eczemas, menos frecuentes y menos conocidos, citamos dos ejemplos que demuestran una vez más que el eczema no es una única enfermedad:
  • El eczema dishidrótico, con una localización principalmente palmo-plantar (manos/pies) se caracteriza por vesículas que pueden confluir en ampollas que se rompen.
  • El eczema numular, también llamado eczema discoide, en el que las lesiones del eczema adoptan la forma de unas monedas. Este eczema es a veces de origen atópico.

Recuerde

El eczema es más que una simple enfermedad de la piel ya que su impacto en el día a día, la familia, el trabajo, el suelo, las relaciones sociales… es un hecho y no debe descuidarse.

Pero existen soluciones: si sufre de eczema, no dude en acudir a un dermatólogo para confirmar el diagnóstico y, a la vez, aplicar el tratamiento adecuado y mejorar el seguimiento de esta enfermedad crónica.