Cuidados que cambian tu día a día

¿Es posible curar el eczema?

«¿Se puede curar el eczema?». Esta es una de las cuestiones más habituales en una consulta médica o incluso fuera del consultorio.

El eczema según la edad

En la gran mayoría de los casos, el eczema atópico aparece durante la fase temprana de la vida, y desaparece en el 50 % de los casos a los 5-6 años. Por tanto, hablar de curar el eczema es, sin lugar a dudas, inapropiado porque la piel no cambia de composición y guarda sus defectos de impermeabilidad: la piel se reseca y/o se vuelve sensible.

Igualmente, la atopia indica una predisposición a desarrollar ciertas enfermedades. Con el crecimiento, el niño deja de sufrir eczema pero puede sufrir asma, rinitis o conjuntivitis. Se trata de la marcha atópica tan difícil de prever por la que cada persona no presentará forzosamente todos los signos de la atopia. 

El eczema puede reaparecer en la edad adulta, tras años o incluso décadas de remisión.

En cuanto a las otras formas de eczema, como el eczema de contacto, la eliminación completa y definitiva de la sustancia alergénica implica la desaparición de los episodios. Aunque, si se produce un nuevo contacto con la sustancia, las placas de eczema reaparecen. Hablamos, pues, de «cura» poco adecuada.

Fases activas y fases de tregua

Una de las ideas importantes a tener en cuenta en el eczema es su carácter crónico y recidivante. Esta idea puede llegar a ser una muy mala noticia para los padres en el momento del diagnóstico y requiere información adecuada.

Los episodios corresponden a fases activas de la enfermedad, mientras que las remisiones son de fases de tregua o de latencia.

Los tratamientos a nivel local no permiten curar el eczema. Se utilizan para bajar rápidamente la inflamación y los pruritos durante los episodios y para reforzar la piel durante las fases de remisión, todo ello con el fin de reducir o espaciar la aparición de nuevos episodios.