Eczema de contacto o alergia al níquel y al cromo

Los metales constituyen una fuente importante de eczema de contacto. El eczema debido al níquel y el eczema debido al cromo son especialmente frecuentes y requieren un tratamiento específico.

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN EL NÍQUEL Y EL CROMO?

El níquel y el cromo son metales omnipresentes, es decir, que están presentes en casi todas partes.
Pueden ser la causa de un episodio de eczema en muchos contextos, tanto domésticos como profesionales:
  • El níquel y el cromo forman parte de la composición de muchos productos metálicos. El níquel está asociado al cobre de las monedas y puede provocar dermatitis si se manipula con demasiada frecuencia (dependientes, camareros...);
  • El níquel está presente en muchas prendas y accesorios. La alergia al níquel se manifiesta principalmente por una alergia a los botones de los pantalones, una alergia a las joyas, a las hebillas de los cinturones o incluso a las gafas;
  • El cromo está presente en el cemento, las pinturas y los productos de limpieza, pero también en los productos destinados a curtir el cuero. Por tanto, la alergia al cromo puede traducirse en una alergia a los zapatos o en una alergia a un sofá de cuero.

¿A QUIÉN LE AFECTA EL ECZEMA DE CONTACTO DEBIDO AL NÍQUEL Y AL CROMO?

El eczema alérgico debido a los metales níquel y cromo se da en todo tipo de personas: tanto niños como adultos, en el lugar de trabajo (monedas, utensilios de cocina, herramientas…) o en casa, con o sin dermatitis atópica asociada.

¿CÓMO TRATAR EL ECZEMA DE CONTACTO DEBIDO AL NÍQUEL Y AL CROMO?

Cuando se produce un episodio de eczema de contacto debe tratarse aplicando una crema con cortisona en las placas. Aplicar una crema reparadora calmante en las lesiones o por encima del dermocorticoide refuerza la eficacia de este último. Además, la aplicación de un emoliente como sustituto ayuda a hidratar la piel y a prevenir nuevos episodios.

La alergia de contacto se detecta realizando pruebas de alergia. Una vez realizadas estas pruebas, el médico entrega al paciente una lista de cosas a evitar en la que se enumeran las principales fuentes de níquel o cromo, tanto en el lugar de trabajo como en casa y en los alimentos: té, café, vino, cerveza, féculas integrales, peras, espinacas, ostras, conservas en lata, etc. Además, se debe prestar atención al método de cocción de los alimentos: conviene evitar los recipientes de acero inoxidable, favoreciendo el vidrio, el hierro fundido o el teflón.

Nuestras rutinas de cuidado

 
Eczema cara y cuerpo

Acción en las pieles muy secas con tendencia al eczema de contacto

Probar esta rutina > Eczema cara y cuerpo > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >