Cuidados que cambian tu día a día

¿Cuál es el mejor jabón para el eczema de bebé?

En caso de eczema en bebés, la higiene forma parte del tratamiento. Los productos de higiene para bebé (jabones, productos de ducha, etc.) deben elegirse con sumo cuidado.

Syndets, aceites de ducha o jabones para eczemas en bebés

Algunos consejos para elegir los productos correctos de higiene para bebé:
  • Jabones clásicos
Los jabones clásicos son demasiado detergentes y tienen tendencia a secar la piel, por lo que deben ser evitados.
  • Jabones supergrasos
A la inversa, los jabones supergrasos son jabones a los que se le añade un agente supergraso durante el proceso de fabricación, lo que reduce el resecamiento de la piel y hace que estos jabones sean aptos para la piel de niños afectados de eczema.
  • Syndets y aceites de ducha
Entre otros productos de ducha aptos para la higiene de los bebés afectados de eczema, encontramos los syndets o «jabones sin jabón» y los aceites de ducha. A diferencia de los jabones, estos productos de ducha no producen espuma o producen muy poca y no contienen agentes que irriten la piel, lo que en ocasiones puede molestar a los padres al tener la impresión de no lavar bien a su hijo.  
  • Pastillas
Los productos de ducha pueden ser líquidos o sólidos, en forma de pastilla. En este último caso, conviene no utilizar guantes de baño o flores de ducha como esponja, ya que ambos pueden atacar la piel.
 
Un último consejo: lea bien las etiquetas y evite las colonias y otras sustancias hipoalergénicas.

¿Favorece la ducha o el baño al bebé?

Una vez elegido el producto o jabón para eczemas en bebés más indicado, siga las normas siguientes:
  • Ducha mejor que baño: una ducha rápida permite reducir el efecto secador del cloro y la cal del agua, aunque el baño puede seguir siendo beneficioso por su efecto relajante, cuando forme parte de un ritual al final del día.
  • No demasiado caliente: máximo 33-34 grados.
  • No demasiado largo: unos minutos de ducha, máximo 10-15 minutos para un baño.
  • No todos los días: cada 2-3 días en caso necesario.
Finalmente, no hay que olvidar secar al niño suavemente con pequeños golpecitos, con una toalla suave.