Cabello graso

El cabello graso es una condición que se puede prevenir y controlar de manera sencilla, y para ello, es necesario conocer la causa que lo genera y así, seguir recomendaciones y acudir con un dermatólogo para mejorar la apariencia del pelo.

¿Qué es el cabello graso?


El cuero cabelludo está compuesto por piel y unidades pilosebáceas que incluyen a los folículos pilosos y a las glándulas sebáceas, las cuales cumplen dos funciones principales en la salud del cabello: le brindan una protección antimicrobiana gracias a la acidez natural del sebo y son las encargadas de la lubricación natural del pelo, lo que favorece su nacimiento de manera natural y cómoda.

El sebo es un lubricante natural que protege al cabello de diversos factores externos. Pero en las personas con cuero cabelludo graso, las glándulas sebáceas están más activas y producen más grasa de lo normal, lo que genera un aspecto sucio y descuidado tanto a la vista como al tacto.

Causas principales del cabello graso

En un cuero cabelludo sano, se producen alrededor de 650 - 700 mg de sebo en un día, se forma una película hidrolipídica que es resultado de la unión de la grasa con el agua del sudor que transpiramos, misma que se retira a la hora de tomar una ducha; la actividad de las glándulas sebáceas se reactiva en un tiempo corto de 3 a 6 horas aproximadamente.

No obstante, algunas personas producen más sebo que otras, lo que provoca la manifestación de un cabello graso que puede ser consecuencia de diversas causas y entre las principales se encuentran:

Mala alimentación

Aunque el cabello graso se trata de una afectación del cuero cabelludo, una dieta con alto consumo de grasas saturadas y harinas refinadas pueden estar relacionada con el aumento de la producción de sebo.

Estrés

El estrés es un mecanismo de respuesta del organismo ante el peligro, ya sea real o psicológico, en donde se liberan hormonas como el cortisol que aumenta la producción de sebo. Existen diversos motivos que pueden detonar el estrés y por ende, un cuero cabelludo graso.

Por ello, tener el pelo graso se relaciona con el estrés debido a que este llega a obstaculizar los procesos hormonales naturales y como consecuencia de ello, se afecta la salud de la piel, incluyendo la de la cabeza.

Falta de vitaminas y minerales

Vitaminas del complejo B, como la vitamina B2 (riboflavina) y la B6 (piridoxina) que se encuentran en diversos alimentos (carne, aves, pescado, entre otros), así como las vitaminas A y D están relacionadas con la secreción del sebo. La carencia de minerales como el hierro y zinc también tiene una repercusión en el cabello.

Desajuste hormonal

La pubertad, la adolescencia, el periodo menstrual, el embarazo o algunos trastornos endocrinos incrementan los niveles hormonales y esto altera la actividad de las glándulas sebáceas, generando un exceso de sebo en el cuero cabelludo, lo que origina tener cabello graso.

Las hormonas androgénicas (masculinas) como la testosterona y la dihidrotestosterona pueden generar tanto la pérdida de cabello como la excesiva generación de sebo.

Lavar con demasiada frecuencia

Al lavar el cabello, se eliminan no sólo las impurezas, sino también la capa de aceites naturales que segrega el cuero cabelludo para protegerse, por lo que al lavar el pelo más de una vez al día, se genera un mecanismo de respuesta en el que se produce más sebo para compensar el que se pierde.

Si a lo anterior se le suma el uso de agua demasiado caliente y una limpieza inadecuada al frotar con demasiada fuerza el cuero cabelludo durante el lavado o secado, esto genera el escenario perfecto para alterar la película lipídica del cuero cabelludo que dará como resultado pelo graso.

Productos para el cabello

El uso de shampoos o productos muy fuertes o irritantes pueden alterar el pH de la piel cabelluda, ya que al ser demasiado agresivos provocan un efecto rebote en las glándulas sebáceas incentivando su hiperactividad. Además, productos como geles, espumas, sprays o ceras pueden engrasar o ensuciar más el pelo.

¿Qué hacer si tengo cabello graso?


Al cabello graso se le puede adherir polvo o restos de productos que se usan en la zona, dando un aspecto sucio y seboso y las personas que padecen esta condición pueden manifestar incomodidad con su imagen debido a que afecta su apariencia física y su autoestima.

Por lo tanto, algunos consejos para combatir el cabello graso son:
  • Llevar una dieta sana, balanceada y rica en vitaminas y minerales para que el cabello pueda absorber todos los nutrientes que necesita para crecer sano.
  • Evitar tocar el cabello con frecuencia durante el día y de igual forma, no cepillarlo demasiado, ya que con esta acción se puede extender la grasa de la raíz a las puntas.
  • Es importante espaciar los lavados del cabello para que sólo se produzca la cantidad de sebo necesaria para mantenerlo saludable. Y es mejor lavar el cabello por las mañanas debido a que en la noche, las glándulas sebáceas están más activas.
  • Lavar el cabello con agua tibia, ya que el agua fría no lo limpia a profundidad y el agua caliente estimula la producción de sebo y abre las cutículas.
  • Usar productos suaves que no contengan sulfatos ni siliconas. Para esta condición es mejor usar shampoos para cabello graso que ayuden a regular la producción de grasa.
  • Cuando se tiene cabello graso no es necesario utilizar acondicionador a diferencia de los cabellos secos.

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Purificante para cabello y cuero cabelludo graso

Actúa sobre el exceso de sebo y retrasa el reengrasado del cabello.

Probar esta rutina > Purificante para cabello y cuero cabelludo graso > Ver mi rutina >

Mi rutina
para el cuero cabelludo graso

Descubra nuestra rutina de cuidado para el cabello y el cuero cabelludo graso

Probar esta rutina > para el cuero cabelludo graso > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >