¿Tengo caspa en el cabello, las cejas o la barba?

Tener caspa es algo muy común. Una de cada dos personas padece de caspa en algún momento de su vida. Puede tratarse tanto de un estado transitorio como permanente.
La caspa obedece a múltiples factores, por lo que algunas personas la desarrollan y otras no. A continuación ofrecemos algunos consejos útiles para reconocer la caspa y sus síntomas.

¿Qué hacer si tengo caspa?

¿Es realmente caspa? ¿Cuál es el motivo? ¿Qué puedo hacer al respecto? ¿Cómo puedo deshacerme de ella?
Todas estas son preguntas que nos hacemos cuando nos enfrentamos a este fenómeno, que es una fuente de ansiedad y cuestionamiento.
Antes de iniciar un tratamiento, es importante asegurarse de que se trata efectivamente de caspa. En caso de duda, lo mejor es pedir consejo a un profesional de la salud.

¿Cómo reconocer si tengo caspa?

La caspa son pequeñas escamas (conjuntos de células muertas) de color blanco o amarillo que aparecen en la superficie del cuero cabelludo o en el cabello. Dependiendo del tipo de cuero cabelludo, la caspa puede adquirir dos aspectos diferentes.
La caspa en el cuero cabelludo seco es más seca, más pequeña y más volátil, y puede apreciarse en la ropa en forma de copo. Hay que tener cuidado de no confundirla con la psoriasis del cuero cabelludo, que se caracteriza por placas rojas cubiertas de gruesas escamas blancas. En caso de duda, lo mejor es consultar a un dermatólogo.
La caspa en el cuero cabelludo graso es grasa y más grande porque queda aglomerada formando placas, más adherida al cabello y, por ende, su presencia en la ropa es menos frecuente.

A veces puede confundirse con los huevos de piojos. Durante unos días puede resultar difícil distinguir entre las liendres (estado larvario de los piojos) y la caspa. En caso de duda, lo mejor es acudir a un farmacéutico o consultar a un médico para evitar que los piojos se multipliquen en caso de infestación.

Si tengo caspa, ¿dónde se deposita?

Cuando se habla de caspa, se hace forzosamente referencia a las escamas que se depositan en el vello o el cabello. Cuando se percibe "caspa" en el rostro, en realidad se denomina simplemente "escamas".

Por tanto, tener caspa hace referencia a un conjunto de pequeñas escamas blanquecinas que pueden apreciarse en el cabello, el vello o el cuero cabelludo.
En la mayoría de los casos, la caspa se presenta en el cabello, pero también puede aparecer caspa en la barba o caspa en las cejas.

¿Quién puede tener caspa?

Cualquier persona. Tener caspa puede obedecer a múltiples causas. Al parecer, se produce por un desajuste de la secreción sebácea, la proliferación de ciertos microorganismos y una sensibilidad particular del cuero cabelludo.

La descamación del cuero cabelludo está estrechamente relacionada con la actividad de las glándulas sebáceas, responsables de la producción de sebo. En los recién nacidos, al estar bajo el control de las hormonas maternas, la actividad de estas glándulas es precoz y se ve estimulada, lo que puede dar lugar a lo que se conoce como costra láctea. Durante la infancia, la actividad de las glándulas se ralentiza y tener caspa es un fenómeno más raro. Luego, durante la pubertad, bajo la influencia de las hormonas sexuales, la secreción de sebo aumenta, por lo que la aparición de la primera caspa suele producirse principalmente durante la pubertad. Por último, puede persistir durante la edad adulta, volviéndose cada vez más inusual a partir de los 50-60 años.

Por eso no es nada frecuente observar caspa en los niños. Así pues, se trata de un fenómeno que afecta a los adultos jóvenes y menos jóvenes, y con mayor frecuencia a los varones, probablemente debido a la concentración de hormonas andrógenas (hormonas masculinas).

¿Cuál es el impacto de tener caspa?

Ver el cabello lleno de caspa, aunque se trate de una afección completamente benigna y sin gravedad, puede afectar mucho a la calidad de vida de quienes la padecen.

Esto puede dar lugar a distintas actitudes:
  • Prestar atención a los colores de la ropa que se usan, ya que tener mucha caspa resulta más visible sobre los colores oscuros
  • Comprobar frecuentemente en un espejo si hay caspa en el cabello
  • Aguantar las ganas de rascarse
  • Tener miedo de la opinión de los demás
  • ¡Buscar constantemente el producto milagroso!
Tener caspa genera muchas preocupaciones y a veces temores, como el posible vínculo entre la caspa y la pérdida de cabello.

Nuestras rutinas de cuidado

Mi rutina
Anticaspa - Caspa seca

Actúa sobre la caspa seca: efecto "polvo blanco" sobre los hombros

Ver esta rutina Anticaspa - Caspa seca > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anticaspa - Caspa grasa

Actúa sobre la caspa grasa y sobre el cuero cabelludo graso

Ver esta rutina Anticaspa - Caspa grasa > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >