Cuidados que cambian la vida diaria

La psoriasis en la cara

La psoriasis en la cara se expresa de distintas maneras: las lesiones suelen aparecer en la frente, las cejas y las aletas de la nariz, pero también pueden hacerlo en la barbilla, las mejillas, los párpados o incluso las orejas. Aunque las placas son más pequeñas que en la psoriasis clásica presente en las distintas partes del cuerpo, no dejan de ser rojas y escamosas, ¡y estar en muy mal sitio! La psoriasis de la cara es muy visible y, por lo tanto, muy difícil de llevar. Durante los brotes, la piel produce picor y tirantez, se despelleja, duele, y parece totalmente imposible soportar la manera en que nos mira la gente.

Cuidar la piel todos los días

La piel de la cara presenta algunas particularidades: es más fina y más frágil que la del resto del cuerpo y está más expuesta a los agentes externos, en particular, a las variaciones del clima (frío, viento, sol…). Por eso requiere un cuidado especial a diario.
  • Los tratamientos locales deben aplicarse siguiendo la receta del médico.
  • La piel de la cara debe lavarse suavemente utilizando un producto de higiene adaptado, sin jabón, y secarse efectuando toquecitos con una toalla de algodón.
  • Aplicar un cuidado hidratante una o varias veces al día ayuda a combatir la sequedad cutánea, aumenta la sensación de comodidad y refuerza la piel frente a los agentes externos.
  • Las compresas impregnadas con agua termal o suero fisiológico alivian el picor y la sensación de calor al instante.

¿Cómo camuflar las lesiones de psoriasis en la cara?

Al igual que la psoriasis clásica presente en el cuerpo, ¡la psoriasis de la cara no es el fin del mundo! Hoy día se pueden camuflar muy bien las lesiones de psoriasis gracias al maquillaje corrector. El pigmento verde que contienen algunas referencias ayuda a atenuar las rojeces típicas de la psoriasis, sin agravar las lesiones.

El maquillaje corrector está destinado tanto a las mujeres como a los hombres y permite vivir mejor con la enfermedad a diario.