Cuidados que cambian la vida diaria

La bacteria del acne: Cutibacterium acnes

El microbioma cutáneo es el conjunto de microorganismos que viven en la superficie de la piel y contribuyen a su buen funcionamiento. En caso de acné, se habla de disbiosis o de desequilibrio del microbioma. Esta disbiosis constituye particularmente la causa del acné inflamatorio y de su carácter crónico.

¿Cuál es la bacteria que causa acne?

Anteriormente conocida como Propionibacterium acnes, Cutibacterium acnes es la principal bacteria que produce el acne. Es una bacteria que se encuentra en las glándulas sebáceas de todas las personas y que se presenta en diferentes formas. Cutibacterium acnes forma parte del microbioma cutáneo y ayuda a mantener su equilibrio. Se trata de una bacteria saprófita, es decir, que se alimenta de materia orgánica en descomposición, como el sebo.
 
 
 
 

¿Cómo actúa la bacteria de acne?

En caso de acné, algunos tipos de Cutibacterium acnes desaparecen mientras que otros se vuelven predominantes. Esta pérdida de diversidad es un primer elemento a favor de la disbiosis. A su vez, otras bacterias de la familia de los estafilococos (principalmente S. epidermidis y también S. aureus) proliferan, acentuando el desequilibrio del microbioma.

Al mismo tiempo, Cutibacterium acnes ejerce una acción en las células encargadas de la producción del sebo y, por ende, también influye en los fenómenos de acne retencional. Por consiguiente, el microbioma cutáneo interviene en las dos principales formas de acné, el acne inflamatorio y el retencional.

El desequilibrio del microbioma cutáneo va acompañado de la formación de biofilms: se trata de finas capas que aíslan las bacterias del exterior, permitiéndoles seguir creciendo y haciéndolas más resistentes a los tratamientos antibacterianos. También se ha demostrado que ciertas cepas de C. acnes pueden desempeñar su función en el grado de severidad del acné juvenil.

Por lo tanto, es esencial respetar la diversidad del microbioma cutáneo, mantenerlo, y en el caso de los pacientes con acné, utilizar productos adaptados para ayudar a restaurarlo.

¿Cómo restaurar el microbioma cutáneo en caso de acné?

Independientemente del tratamiento que se aplique, la higiene debe ser suave, sin jabón y con un pH fisiológico, para no arriesgarse a desequilibrar en cierta medida el microbioma.

Algunos tratamientos recetados contra el acné se basan en antibióticos para luchar contra Cutibacterium acnes pero, esto puede alterar aún más el microbioma cutáneo. En general, estos tratamientos no deben utilizarse por sí solos para evitar el desarrollo de resistencia y el fracaso de la terapia.

El método por excelencia consiste en utilizar ciertos activos presentes en las cremas anti-acné que limitan la formación del biofilm y/o ayudan a reequilibrar el microbioma cutáneo y, por ende, a regular la aparición del acné.

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-brillo facial

Acción hidratante y calmante para pieles grasas con imperfecciones.

Probar esta rutina > Anti-brillo facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-granos facial

Acción sobre los puntos blancos/rojos inflamados.

Probar esta rutina > Anti-granos facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-imperfecciones para pieles adultas

Acción eficaz contra las imperfecciones, marcas y primeras arrugas

Probar esta rutina > Anti-imperfecciones para pieles adultas > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-puntos negros

Exfolia y limpia los poros.

Probar esta rutina > Anti-puntos negros > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo

Acción calmante sobre la piel irritada con picor

Probar esta rutina > Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >