Cuidados que cambian la vida diaria

¿Qué se puede hacer contra el acné a diario?

El acné complica la vida de muchos adolescentes y adultos. Los tratamientos son largos y eficaces al cabo de varias semanas o incluso meses; suprimen los síntomas pero no impiden que vuelvan a aparecer los granos cuando se interrumpe el tratamiento si la enfermedad sigue activa. La isotretinoína oral ofrece una verdadera curación, pero está reservada para los casos de acné más graves y presenta varios efectos secundarios. Así que, por ahora, todavía no existe una solución “milagrosa” contra el acné. Sin embargo, sí que se puede adoptar toda una serie de buenos hábitos para optimizar el tratamiento contra el acné y deshacerse de los acne.

“¡Cuando luchar contra el acne se convierte en un deporte!”

El deporte es una buena herramienta para desahogarse, oxigenarse, luchar contra el estrés y, en cierto modo, luchar contra el acné. El deporte y el acné son perfectamente compatibles, siempre y cuando se cuide la piel antes, durante y después de cada sesión. En concreto, hay que secarse con una toalla periódicamente y con delicadeza, ducharse después del ejercicio, protegerse del sol si la sesión es al aire libre, hidratarse antes y después de un entrenamiento en la piscina o el mar...

“¡Elijo un jabón adaptado para combatir el acne bajo la ducha!”

La higiene es un elemento esencial en la lucha antiacne. El uso de un jabón demasiado agresivo tiende a resecar la piel: en un primer momento, el jabón parece perfectamente adaptado y acaba con el problema de la piel grasa, pero ¡cuidado con el efecto rebote y el exceso de sebo que se produce después! Idealmente, un jabón antiacne se presenta en forma de gel limpiador suave y purificante.
 
 
 
 

“Me aplico una mascarilla”

Las mascarillas para acne debe permitir luchar contra el exceso de sebo y de brillo, desincrustar los poros obstruidos para limitar la aparición de nuevos granos y aliviar la piel en un solo gesto. La mascarilla contra el acné debe aplicarse una a dos veces por semana como máximo para evitar irritar la piel
 
 
 
 

“Me maquillo”

A menudo se aconseja a los adolescentes y adultos que sufren de acné que no usen maquillaje para dejar respirar la piel. Sin embargo, el maquillaje es una fantástica herramienta para camuflar un brote de granos y mejorar la autoestima. La clave está en elegir un maquillaje adaptado a la piel acneica y, en particular, en buscar la indicación “no comedogénico” en el envase.

“Me hago un peeling”

El peeling es un cuidado realizado por un médico que consiste en aplicar un producto ácido sobre la piel para eliminar las capas superficiales de la epidermis y las células muertas. El peeling permite luchar contra el acné, especialmente en sus formas retencional y cicatricial.
 
 
 
 

“Adapto mi método anticonceptivo”

La píldora contiene hormonas que pueden tener un efecto positivo, neutro o negativo sobre el acné y los granos. El médico encargado de tratar el acné puede proponer una píldora más adaptada a la piel acneica.
 
 
 
 

“Equilibro mi dieta”

Combatir el acne afecta a todos los aspectos de la vida diaria, incluida la dieta. Durante mucho tiempo, el acné se relacionaba principalmente a dos categorías de alimentos: el embutido y el chocolate. Hoy en día, otros estudios sugieren que los productos lácteos y los alimentos con un alto índice glucémico desempeñan también su papel.

A la espera de obtener más información al respecto, la mejor dieta antiacne es la que se basa en una alimentación equilibrada, apostando por alimentos saludables y poco procesados.
 
 
 
 

“Me protejo del sol”

En general, el acné y el sol no son amigos. El sol hace que la piel se engrose y se seque, dando la impresión de que el acné ha mejorado y que el paciente ha logrado deshacerse de los granos. Pero, ¡ojo! Al final del verano, cuando la exposición al sol disminuye puede producirse un efecto rebote... El engrosamiento de la piel suele favorecer la aparición de un brote de acne y, al final, acaban apareciendo más granos que al principio... Protegerse del sol ayuda a prevenir las reacciones cutáneas ligadas a los tratamientos anti-acné fotosensibilizantes y a evitar el acné solar, que es un brote de granos provocado directamente por el sol.

“Sigo una cura de zinc contra el acné”

El zinc es un oligoelemento esencial para la piel. Optimizar el consumo de zinc ayuda en particular a luchar contra la inflamación cutánea y a deshacerse del acne. El zinc puede encontrarse en determinados alimentos como las ostras, pero también en diversos medicamentos y suplementos alimenticios. Antes de iniciar una cura de zinc para el acne, es aconsejable hablar con su médico o farmacéutico.
 
 
 
 

Nuestras Rutinas de Cuidado

Mi rutina
Anti-brillo facial

Acción hidratante y calmante para pieles grasas con imperfecciones.

Probar esta rutina > Anti-brillo facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-granos facial

Acción sobre los puntos blancos/rojos inflamados.

Probar esta rutina > Anti-granos facial > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-imperfecciones para pieles adultas

Acción eficaz contra las imperfecciones, marcas y primeras arrugas

Probar esta rutina > Anti-imperfecciones para pieles adultas > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-puntos negros

Exfolia y limpia los poros.

Probar esta rutina > Anti-puntos negros > Ver mi rutina >

Mi rutina
Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo

Acción calmante sobre la piel irritada con picor

Probar esta rutina > Anti-rojeces y escamas ds cara y cuerpo > Ver mi rutina >
Ver todas las rutinas de cuidado >